La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ejerció su facultad de atracción para conocer el juicio de amparo del caso Elvia, una niña de Yucatán que padece hipocondroplasia, una discapacidad cuya afectación consiste en extremidades desproporcionalmente más pequeñas respecto el dorso, lo que provoca estaturas demasiado bajas.

En una votación dividida de tres contra dos, la Sala aceptó atraer el caso propuesto por la ministra Margarita Ríos Farjat, el cual tiene origen en septiembre de 2019, cuando la niña promovió un amparo contra las autoridades de la Secretaría de Educación de Yucatán.

La menor pidió a su colegio que no la obligaran a subir escaleras para tomar clases en el salón, pues éste se le había sido asignado en la planta alta. Por indicaciones médicas, la menor tiene prohibido hacer uso de escaleras porque puede impactar en su salud física.

Sin embargo, las autoridades del colegio rechazaron su petición y la niña, a partir de que comenzó a subir escaleras, empezó a tener molestias en sus rodillas y cansancio inusual.

​Ante esta situación, un juez federal le otorgó una suspensión a Elvia, medida cautelar que obligó a las autoridades de la escuelas habilitar la biblioteca para que la niña y sus compañeros tomaran clases en dicho lugar.

Posteriormente, el juez otorgó el amparo a la niña y obligó a las autoridades educativas de la entidad a modificar la infraestructura de la escuela para dar inclusión a personas que padecen alguna discapacidad como Elvia.

En la resolución, el juez advirtió que el cambio de salón a la biblioteca ayudó a la salud de la niña, pero no cumple con garantizar una educación inclusiva.

La sentencia fue impugnada por las autoridades educativas y un Tribunal Colegiado admitió el recurso de revisión; pero la niña también interpuso un recurso de revisión adhesiva donde narró y manifestó que está de acuerdo con el amparo concedido, es decir, en que se adecue la infraestructura de la escuela.

En temas de discapacidad, la Primera Sala ha emitido un sinnúmero de precedentes y más en temas que involucran el interés superior de los menores.

Ahora, en el caso de Elvia, la Sala podrá pronunciarse sobre el tema de “ajustes razonables” y “accesibilidad universal” en espacios físicos, por ser un caso donde la niña necesita cierto tipo de infraestructura para que su salud no corra peligro.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta