El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) advirtió que la economía mexicana tardará en regresar a los niveles que tenía previo a la crisis por la pandemia del COVID-19 al menos hasta 2024, por lo que se podría hablar de un sexenio perdido.

En rubros como el empleo y la pobreza, agregó, la recuperación tardará más, esta última se quedará como está actualmente.

En videoconferencia con medios, el presidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF, Gabriel Casillas, indicó que la tasa de desempleo que estaba en niveles de 3.2 por ciento como proporción de la Población Económicamente Activa (PEA) se colocó en 5.4 por ciento y dijo que la recuperación será complicada.

“Los niveles de pobreza son más difíciles de erradicar porque se necesitan tasas de crecimiento por arriba de la media por varios años consecutivos para que empiece a erradicarse, junto con políticas públicas que permitan no nada más sobrevivir, sino salir adelante y ahorita la mayor parte de la política pública no está hecha para que la gente salga adelante, está hecha para que sobreviva”, expresó.

“Si no hay ningún cambio de política, vamos a quedarnos con los niveles de pobreza que tenemos de la pandemia”, añadió.

El presidente Nacional del IMEF, Ángel García-Lascurain, agregó que si no hay algún cambio en la política actual, difícilmente habrá un efecto en los niveles de pobreza y desigualdad.

Dijo que debe haber nuevas premisas para llevar a cabo una economía incluyente en México, que permita promover el crecimiento, con un enfoque social.

«Debe haber nuevas iniciativas, una revisión sobre cuál debe ser la actuación del Estado desde una perspectiva de desarrollo social, cuál debe ser la reacción de la empresa, cuál debe ser la acción de los actores económicos en general, en un contexto económico nuevo, con nuevas reglas que permita la recuperación del bienestar y el abatimiento de los niveles de pobreza”, asentó.

Con respecto a la probabilidad de que el sector bancario mexicano caiga en una situación de insolvencia, debido a las condiciones económicas que se viven por la pandemia del COVID-19, Gabriel Casillas indicó que la cartera de los bancos sí es motivo de preocupación, no hoy, pero sí podría incrementarse.

No obstante, dijo que el escenario más factible es que haya una reestructuración de los créditos y destacó que los niveles de capitalización que tiene la banca son más adecuados, incluso por arriba de los requerimientos internacionales, lo que da tranquilidad de que el sistema financiero se mantenga estable.

 

Esta nota originalmente se publicó en López-Dóriga Digital
Compartir

Dejar respuesta