Cuando desde Difusión Cultural de la UNAM se desarrolló el diagnóstico para conocer de qué manera afectaría la pandemia por covid-19 al arte y la cultura del país, desde un primer momento resultaba fácil prever que “las artes escénicas serían las más lastimadas”.

“Cada una de las disciplinas artísticas tomó un rumbo de reubicación en el mundo virtual distinto. El cine logró encontrar otros espacios, pero creo que el teatro y la danza se quedaron un poco atrás de todo. Y en ese caso, el mundo del libro fue uno de los más golpeados”, explicó Anel Pérez, directora de Literatura y Fomento a la Lectura de la UNAM.

En ese contexto surgió el foro «Estrategias para recuperar la cadena de valor del libro y la lectura», coordinado por Anel Pérez y Socorro Venegas, en el marco del programa “El sector cultural tras la pandemia: reflexiones críticas”, donde distintos profesionales del libro fueron convocados para exponer sus puntos de vista a la luz de cuatro preguntas: ¿Está en riesgo la bibliodiversidad?, ¿la crisis económica provoca crisis de creatividad?, ¿cuál será la función social de las librerías en la era post covid? y ¿qué podemos prever cuando el mundo cultural se ha mudado a la virtualidad y se espera el regreso a la presencialidad?

“Necesitábamos repensar los marcos normativos, desde la ley del libro hasta cualquier otra regulación que pueda existir alrededor de la producción editorial y del consumo, hacer una especie de exploración para conocer la nueva realidad, desde los más grandes, como el editor Andrés Ramírez, de Penguin Random, hasta Selva Hernández, o libreros como Claudia Bautista”.

Durante los días del foro se ocuparon de analizar el lugar del libro digital y, al mismo tiempo de la lectura: por una parte, está la parte creativa y se necesitaba conocer si había una crisis en la parte más artística, pero al mismo tiempo saber cuáles eran los caminos digitales para llegar al lector.

“Uno de los grandes problemas que hemos enfrentado a lo largo de 2020: todo el año nos lo hemos llevado sin una feria del libro, ¿qué impacto tiene eso? Y no sólo a nivel de ventas, sino de lectores y de creadores. ¿Qué pasó con ellos?, ¿dónde encontraron los foros”.

Desde la perspectiva de Anel Pérez, el futuro y el regreso de la virtualidad seguramente nos llevará a conocer a nuevos agentes en la cultura y en la cadena editorial, por ejemplo, el que está al frente de los soportes digitales es ya un nuevo actor en la cadena del libro, por lo que estamos apenas en el inicio de lo que será el proceso de recuperación de la cadena de valor del libro y la lectura.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta