México dejó buenas sensaciones en su partido contra Holanda. Más allá de encontrar un gol vía penal para llevarse la victoria (1-0), el traslado del balón, la precisión de los pases y el buscar el arco rival con mucho orden fueron sus puntos fuertes; lamentablemente para su causa, no estuvieron certeros en los tiros al marco.

El Tricolor mostró buen juego colectivo, y en lo individual, destacaron en el mediocampo Edson Álvarez como contención a la hora de recuperar, muy sobrio y oportuno, y Héctor Herrera, quien le dio buena salida a la pelota por sector derecho. Del otro lado, Andrés Guardado no estuvo en su mejor momento, pero hay que recordar que regresó de una lesión y poco a poco le han dado minutos en el Betis.

Mientras que arriba, por derecha Jesús Manuel Corona burló, incomodó a los rivales, mandó pases, y tiró a portería. Mientras que Jiménez, más allá de que se equivocó en una oportunidad muy clara que tuvo, es el mejor futbolista mexicano en este momento.

La Oranje fue un rival que incomodó por algunos instantes y que tuvo en el campo elementos de jerarquía como el capitán Virgil van Dijk, Georginio Wijnaldum, Donny van de Beek, Ryan Babel y claro, Memphis Depay.

Al minuto 11 del encuentro, el Tricolor tuvo una buena oportunidad. Jesús Gallardo robó el balón a Hans Hateboer y la mandó a Raúl Jiménez, quien de inmediato disparó muy cruzado.

México tuvo el control del esférico en los primeros minutos del primer tiempo. México tocaba bien, con precisión, aunque le costaba trabajo romper la defensa naranja.

Tres minutos después, tras un despeje del portero Tim Krul, el balón le quedó a Jesús Manuel Corona, quien tras dribló un par de ocasiones y sacó un tiro raso que no llegó al fondo de la portería.

Por esos instantes, Holanda tuvo un disparo vía Memphis Depay, pero tras un tiro suave, Alfredo Talavera se quedó con el balón. Enseguida, el mismo Depay filtró para Steven Berghuis, quien remató cruzado y de nueva cuenta el portero del Toluca impidió la caída de su marco.

Aunque sin dominio, el equipo europeo piso terreno mexicano con mayor constancia, pero no encontraba la fórmula para anotarle a los mexicanos, que se mostraron sólidos en la defensa con Héctor Moreno y César Montes en la central, y Luis Rodríguez y Gallardo en las laterales.

Incluso, en una de esas jugadas, Memphis centró a Babel, pero éste se apresuró en su tiro gracias a la marca de Montes, por lo que Talavera no tuvo problema para controlar la bola.

Al 33’, Pizarro se dio la media vuelta y mandó para Jiménez, pero su tiro tampoco llevo la dirección correcta.

México volvió a tener la posesión del esférico en la parte final de la primera parte. Lamentablemente, no lograba el disparo adecuado.

Holanda no estaba fino, no presionaba para pelear el balón y eso lo aprovechaba el conjunto nacional. De nueva cuenta al 54’, Héctor Herrera le filtró el esférico a “Tecatito”, lamentablemente, de nueva cuenta el tiro no fue el mejor y Krul apagó el grito de gol de los mexicanos.

Y al 57’, en un cobro a balón parado, Raúl Jiménez intentó ir por la bola y cayó al césped. El árbitro declaró la pena máxima, misma que cobró Raúl Jiménez con éxito, pese a que enfrente tenía al portero Krul, famoso por detener penales, como en el Mundial de Brasil ante Costa Rica.

Al minuto 76’, el “Tata” hizo cambios. Salieron Álvarez y Jiménez, entraron Luis Romo y Henry Martin. También ingresó Omar Govea y salió Herrera (80’). Y al 86’ Moreno dijo adiós y le dieron minutos a Néstor Araujo.

La última jugada de peligro fue un remate de Luuk de Jong que rechazó Talavera, la bola le cayó Depay, quien también la falló.

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta