Ésta es la Semana Internacional de la Crianza en Brazos, un método de acompañamiento de crecimiento del bebé que consiste, primordialmente en mantener al pequeño desde recién nacido, literalmente en brazos, o bien en un portabebés, como si de canguros se tratara y en contacto continuo con el cuerpo de sus padres.

Aunque tal método tenga varios detractores, quienes se decantan por la crianza en brazos afirman que los beneficios son múltiples, aunque se tenga la errada idea de que de que los niños crecerán siendo de carácter fuerte y sumamente apegados y dependientes de sus padres.

Sin embargo, algunos métodos especializados en la crianza por este método, que cada vez adquiere más popularidad, afirman que ayudan al carácter del niño de manera completamente positiva y que ayuda a la relación intrafamiliar, entre otras ventajas.

Si sientes curiosidad por experimentar este método, debes entender, primero que nada que el llevar al bebé en brazos se hace sólo desde que es recién nacido hasta que comienza a gatear. Una vez dicho esto, aquí te dejamos algunos beneficios que puede traer para ti y tu pequeño esta forma de crianza.

1) El bebé llora menos

Al sentirse protegido en brazos de sus papás, el bebé siente menos estrés ante los estímulos del mundo exterior. Según las páginas especializadas en crianza en brazos, los pequeños lloran entre un 40 y 50 por ciento menos con este método.

2)Da seguridad al bebé

Al estar en brazos de sus padres todo el tiempo, y en contacto continuo con su cuerpo, el bebé se siente seguro, lejos de peligros. El contacto es una necesidad básica del bebé.

3) Facilita la lactancia materna

La cercanía con el pecho de la madre hace más fácil que el bebé pueda lactar siempre que lo desee.

4) Favorece el vínculo afectivo

Al estar tanto tiempo en cercanía, el afecto crece. Es incorrecto pensar que el bebé querrá estar siempre en brazos, porque una vez que gatee querrá, como todos los pequeños, comenzar a explorar el mundo.

5) Disminuye el reflujo

Al mantener a tu bebé en una posición vertical luego de amamantarlo disminuye las probabilidades de que sufra reflujo y vomite.

6) El bebé duerme mejor

Al estar en cercanía de sus padres, de su calor, y de los latidos de sus padres, el bebé dormirá cómodo y despertará menos durante la noche.

7) Te deja las manos libres

Sí, aunque parezca imposible, si te colocas un portabebés podrás andar para todos lados con las manos libres para realizar tus actividades diarias.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta