La Fiscalía General del Estado de Michoacán (FGE)informó que la enfermera Xitlali Ballesteros habría sido asesinada en casa de su suegra en Morelia, mientras que Estéphani «N» y Laura «N» son señaladas como principales sospechosas del homicidio.

Horas después de que se anunció la detención de las dos mujeres, se llevó a cabo la primera audiencia ante el juez de Ejecución de Sanciones Penales, Félix Francisco Cortés Sánchez.

Mediante una conexión multimedia, las imputadas escucharon las acusaciones de la Fiscalía de Michoacán y optaron por un abogado particular, quien recién se integraba al caso y de inicio solicitó una hora de receso para conocer el contenido de la carpeta de investigación, además de hablar con las señaladas.

A la sala pública también arribó José Luis G., padre del hijo de Xitlali, en calidad de representante de una de las víctimas indirectas de este asesinato.

De acuerdo a las acusaciones formuladas por el Ministerio Público, el día 30 de septiembre de 2020, Xitlali salió de su domicilio ubicado en el fraccionamiento Altozano a las 12:30 horas. Había quedado de reunirse con su sobrina política Estéphani «N» y con Laura «N» en el café MX ubicado en avenida Camelinas.

La razón de dicha cita era rentar una propiedad de Xitlali a Laura «N», por lo que recibiría la cantidad de 12 mil pesos como depósito y primer mes de arrendamiento.

La enfermera abordó un automóvil Mercedes Benz para trasladarse a la cafetería, donde efectivamente se vio con las dos mujeres y las tres permanecieron en ese sitio por media hora. Tras ello, Xitlali, Laura y Estéphani se subieron al auto para ir a un domicilio ubicado en Retorno Samuel Ramos, del fraccionamiento Camelinas, en Morelia, donde vive la madre de quien fuera la actual pareja sentimental de la víctima, de nombre Luis Alonso, y con quien sostuvo una vida conjunta por cinco años.

Estando en ese domicilio, Xitlali Ballesteros se comunicó con Luis Alonso para informarle que ya tenía el dinero y procedería a pagar deudas acumuladas en el Organismo Operador de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de Morelia (OOAPAS) para posteriormente regresar a la casa de Altozano.

Sin embargo, esa sería la última comunicación entre la pareja. Según las averiguaciones y pruebas periciales aportadas por el Ministerio Público, Xitlali Ballesteros fue golpeada en múltiples ocasiones al interior del domicilio en Camelinas. Los expertos hallaron restos de sangre tanto en paredes, puertas, cristales y piso, pese a que tras el crimen la casa fue limpiada a fondo utilizando líquidos especiales.

Durante las horas en que se habría perpetrado el crimen, la dueña de la casa se mantuvo ausente, pues según su declaración, salió de compras con su nieto antes del mediodía y cuando regresó, pasadas las 18:00 horas, no había nadie en su hogar.

Un testimonio adicional, el del hermano de Luis Alonso, refiere que ese día notó un olor penetrante de líquidos de limpieza, principalmente cloro, que le pareció extraño.

Luego de la ejecución del asesinato, la víctima fue envuelta en una sábana y en dos bolsas negras para basura, se le subió al automóvil y se emprendió el camino a la salida a Salamanca hasta llegar al municipio de Valle de Santiago, en Guanajuato, donde el cadáver fue arrojado a un camino que conecta con la población conocida como Hoya de Álvarez.

Las imputadas habrían regresado por la misma ruta en el Mercedes Benz, pero lo abandonaron en Cuitzeo y llegaron por otra vía a Morelia. Cuando los peritos revisaron el automóvil, hallaron restos de sangre en distintas partes y corroboraron que se trataba del mismo tipo de la víctima.

No huyeron

Pese ahora ser señaladas de ejecutar el crimen, ni Estéphani «N» ni Laura «N» huyeron de la ciudad. La primera incluso rindió declaración como testigo, sin que hasta ese momento fuera imputada como sospechosa. Sin embargo, en esa declaración mostraba heridas y rasguños en las manos, los cuales dijo que habían sido provocados por una mascota de su casa.

Por su parte, en cuanto perdió comunicación con Xitlali, Luis Alonso recurrió a un conocido que tiene acceso a cámaras del C5, quien le informó que el Mercedes Benz fue captado rumbo a la salida a Salamanca. En su declaración, este hombre refiere que posteriormente recibió mensajes de un número desconocido donde supuestamente Xitlali le confesaba estar cansada de cuidarlo, por lo que había decidido abandonarlo. Cabe resaltar que Luis Alonso padece una enfermedad grave diagnosticada hace relativamente poco tiempo, por lo que se salud ha mermado.

Mientras avanzaban las investigaciones, la Fiscalía del Estado solicitó a una compañía telefónica el acceso a la «sábana de llamadas» de Xitlali, Laura y Estéphani, con el fin de verificar comunicaciones y rastrear los traslados. En ese punto fue que descubrieron que las tres mantuvieron la misma trayectoria: Morelia-Salida a Salamanca-Valle de Santiago. Además, mediante el sistema de cámaras de vigilancia corroboraron que las dos mujeres se reunieron en el café MX con Xitlali y posteriormente fueron al domicilio de Camelinas.

Esos videos muestran además que la enfermera vestía la misma ropa con la que se le encontró en Guanajuato: blusa estampada, pants rosas y tenis rosas.

El testimonio de la madre de Xitlali indica que, aunque ella y Luis Alonso mantenían una buena relación, los familiares de él no la querían, pues consideraban que sólo estaba interesada por su dinero y bienes patrimoniales. Estos disgustos se habrían acrecentado porque el hombre le compró un terreno, una casa en el municipio de Zinapécuaro y estaba por hacerla propietaria del domicilio en Altozano.

Otra mujer que testificó fue una amiga de Xitlali, quien coincide en que la enfermera llevaba una relación complicada con la familia de Luis Alonso.

Medida precautoria

Tras las pruebas aportadas, la Fiscalía del Estado consideró que tiene los elementos suficientes para imputar a las señaladas como ejecutoras directas de un homicidio calificado, el cual contempla penas que van de los 20 hasta los 50 años de cárcel.

Por ello, se solicitó al juez se le concediera una medida precautoria para que Laura «N» y Estéphani «N» permanezcan en el penal David Franco Rodríguez, mientras se reanuda la audiencia que quedó pactada para el 11 de octubre a las 10:00 horas, tras conceder 144 horas de plazo en términos constitucionales.

El abogado defensor solicitó de manera reiterativa que se le dé acceso a cámaras del C5 en los tramos de la gasolinera ubicada en la calle Décima y la avenida Madero rumbo a la salida a Pátzcuaro, pues según su teoría, las señaladas podrían estar en esa ruta mientras se perpetraba el asesinato.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Sol de México
Compartir

Dejar respuesta