Aunque en el tercer trimestre del año se observó una mejoría en la actividad económica, tras las medidas de contingencia sanitaria por la pandemia del coronavirus, y algunos sectores muestran mayor dinamismo, la recuperación no está siendo generalizada y dentro de los componentes de la demanda agregada, la inversión sigue deprimida y es necesaria para tal recuperación se fortalezca, advirtió el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

En videoconferencia para presentar los resultados de los indicadores manufacturero y no manufacturero, el integrante del Comité del Indicador IMEF, Mario Correa, indicó que todos están a la espera del anuncio que hará el gobierno federal en materia de proyectos de infraestructura y, especialmente, en el sector energético hay mucho potencial, por lo que, si hay novedades, podría ayudar a restablecerse mucho el entorno de inversión.

Añadió que a esto suma que debe haber mejores condiciones relacionadas con garantías en la inversión, especialmente en temas de Estado de derecho y de propiedad, porque hay inversiones que por estos temas podrían estar en juego y no permiten aprovechar oportunidades, lo que resulta relevante ante las condiciones que puede generar el Tratado México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC).

Correa añadió que se debe de hacer una evaluación de si las inversiones y proyectos actuales son social y económicamente rentables, en un contexto en el que los recursos públicos son cada vez más escasos y se debe estar consciente de su uso, pues no solamente es importante la disciplina fiscal, sino hacer un buen uso del dinero.

El presidente Nacional del IMEF, Ángel García-Lascurain, añadió que el daño económico por la pandemia se dio tanto por el lado de la oferta, pero también de la demanda, y en esta última el consumo privado está deprimido y la inversión ha estado contenida desde 2019.

Por tanto, considera que habría que actuar en rubros muy específicos, uno es el sector energético donde proyectos están detenidos, pero también en condiciones que la promuevan, pues los inversionistas evalúan el entorno para detonarlas, porque tienen que considerar el nivel de riesgos que está relacionado con certidumbre, de ello depende que la inversión repunte.

Indicadores manufacturero y no manufacturero

El integrante del Comité del Indicador IMEF, Mario Correa, señaló que los indicadores manufacturero y no manufacturero han registrado una recuperación que refleja cierta reactivación de la economía, pero aún hay debilidad y el mayor dinamismo se ha visto en las grandes empresas, no es generalizado para todos los tamaños de las compañías.

El Indicador IMEF Manufacturero aumentó en septiembre 1.1 puntos para ubicarse en 46.4 unidades; con esto, permaneció en zona de contracción (por debajo de 50 puntos) por dieciséis meses consecutivos. Su serie tendencia-ciclo aumentó 0.9 puntos para cerrar en 46.0 unidades y continuar en zona de contracción también por dieciséis meses consecutivos. Por su parte, el Indicador ajustado por tamaño de empresa aumentó 0.3 puntos, ubicándose en 51.0 unidades y se mantuvo en zona de expansión por tercer mes consecutivo.

En tanto, el Indicador IMEF No Manufacturero registró en septiembre un aumento de 2.6 puntos para cerrar en 49.3 unidades y ubicarse en zona de contracción por octavo mes consecutivo. La serie tendencia-ciclo de ese indicador aumentó 1.4 para quedar en 47.7 unidades y, así, permanecer en zona de contracción por diecisiete meses seguidos, mientras que el Indicador ajustado por tamaño de empresa aumentó 1.9 unidades para ubicarse en 49.9 unidades, con lo que permaneció en la zona de contracción por décimo mes consecutivo.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta