Tras manifestar que buscará participar en el proceso de Morena a la gubernatura de Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval renunció a su puesto como delegado de Programas de Bienestar del gobierno federal en la entidad para evitar, dijo, que su trabajo sea ligado a su aspiración.

“No son los tiempos electorales, yo quiero cuidar mucho el momento, hay un momento importante. Está funcionando la administración pública y no quiero que haya ningún problema ni sospecha de que se pudiera hacer mal uso de las instituciones que estamos cuidando tanto”, dijo.

Aseguró que, en la reforma constitucional, los programas sociales desde su concepción han garantizado que no se pueden utilizar electoralmente, como se hacía antes con todos estos beneficios.

En conferencia de prensa, Sandoval Ballesteros afirmó que en los casi dos años al frente de la dependencia federal, recorrió las siete regiones del estado, supervisando la correcta operación de los programas y el ejercicio honesto de recursos públicos, junto con los 900 servidores de la nación.

“Superamos resistencias y dificultades, pero hoy, la gente ya sabe cuánto debe recibir y puede exigirlo. Los recursos rinden más, porque ya no se pierden en una cadena de burocracia.“Se acabó la manipulación: hoy, todos sabemos que los recursos son del pueblo y para el pueblo. Le entregamos buenas cuentas al presidente y dejamos una delegación en marcha”, puntualizó.

Además, reconoció que los procesos judiciales que enfrenta tanto en la Fiscalía General de la República (FGR), como en la Fiscalía Especializada para Delitos Electorales, siguen su curso, luego de que fuera acusado de usar los programas con fines electorales.

“Los procedimientos internos, se desahogan (sin que autoridades ministeriales) informen a las partes, y se tendrán que hacer las investigaciones, yo llamo a que haya transparencia también, y que haya rendición de cuentas.“Tengo plenamente mi conciencia tranquila y fui yo, quien acudió a la Fiscalía General de la República y la Fiscalía Especializada (Para Delitos Electorales) de Guerrero para evitar los dimes y diretes, y no sea solamente golpeteo político, sino que se presenten pruebas, haya investigaciones y deslinde de responsabilidades”, puntualizó.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta