Legisladores y especialistas propusieron incrementar el impuesto al tabaco, de 0.49 a 1.49 pesos por cigarro, para reducir el impacto de atención así como la mortalidad, que supera los más de 65 mil decesos anuales.

“El incremento del IEPS de 0.49 pesos a 1.49 pesos por cigarro evitaría numerosas muertes y ganaría años de vida. El país ahorraría 42 mil millones por costos de la enfermedad, 256 mil personas evitarían caer en situación de pobreza y se recaudarían 16 mil 200 millones de pesos adicionales.

“Si México  aumentara en un 50 por ciento el precio de los cigarros, evitaría casos de enfermedad, muertes prematuras y ganaría años de vida y su impacto benéfico se extendería por más de una década”, dijo Luz Myriam Reynales Shigematsu, jefa del departamento de Investigación sobre el Tabaco, del Instituto Nacional de Salud Pública.

Al respecto Belén Sáenz de Miera Juárez, investigadora de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, mencionó que los efectos económicos y sociales de los impuestos al tabaco benefician mayormente a la población más pobre del país.

“El país necesita decisiones fiscales que reduzcan el déficit público, como el ajuste a impuestos aplicados a productos nocivos, como el tabaco”, añadió Manuel Huerta, secretario de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados.

En tiempos de covid-19, cuando se identifica al tabaquismo como la cuarta comorbilidad de esa letal enfermedad, “aumentar los impuestos a los productos de tabaco es una decisión pública de vital importancia para disminuir el déficit fiscal y mejorar las expectativas de vida de millones de personas”, dijo el diputado.

Legisladores, servidores públicos, investigadoras y representantes de organizaciones de la sociedad civil que participaron en el foro virtual «Impuestos Saludables en Tiempos de Covid 19: el Ajuste al Impuesto al Tabaco», coincidieron en aplicar esta política fiscal.

Carmen Medel Palma, diputada y secretaria de la Comisión de Salud, reiteró su apoyo a la iniciativa para incrementar el impuesto al tabaco pues son muy necesarias medidas políticas que reduzcan las más de 51 mil muertes anuales que provoca el tabaco, recalcó.

Fumar favorece contagio de covid-19: neumólogo

En tanto, Sebastián Rodríguez Llamazares, neumólogo del  Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), comentó que fumar favorece el contagio de covid-19 por el acercamiento de manos a la boca y el daño pulmonar, de hecho, los últimos estudios muestran que entre los fumadores se presentan los casos más graves.

“Si el paciente es fumador, el riesgo de sufrir un desenlace fatal por covid es de cerca del doble.”

Arturo Sabines, jefe de la Oficina Nacional para el Control del Tabaco y del Alcohol, dijo que “a pesar de que el año pasado se avanzó con la actualización del impuesto al tabaco, aún no estamos en el estándar recomendado por la OMS, de llegar al 75 por ciento de carga impositiva en el precio final al consumidor.

“Además de impulsar el impuesto al tabaco, en México urge reformar la Ley General para el Control del tabaco”, abundó.

Erick Antonio Ochoa, director de Salud Justa Mx, subrayó que el país necesita decisiones fiscales que reduzcan el déficit público, además de desaparecer fideicomisos.

“ En el manejo de la epidemia, el gobierno puede marcar diferencia, al decidir si proceden ajustes de impuestos a productos dañinos.

“Llamo al gobierno a controlar conflicto de interés y a eliminar puertas giratorias, que han afectado en el pasado al sector salud. Si no se deciden en la Cámara de Diputados a discutir ahora iniciativas como las presentadas por los diputados Manuel Huerta y Carmen Medel, en 2021 será más costoso y urgente actuar”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta