La pandemia de coronavirus SARS-CoV-2 es el actual foco de interés de los científicos, pues la mayoría de las investigaciones que se desarrollan en estos días buscan conocer más sobre el virus con el fin de evitar su propagación y erradicarlo.

Los ejemplos de esta situación – la inmensa cantidad de estudios sobre el covid-19 – son numerosos; por señalar casos recientes: el que reveló que menos del 10 por ciento de personas en Estados Unidos tiene anticuerpos contra la enfermedad o el que demostró que una proteína de suero de leche materna humana inhibe la infección. Pero este miércoles se publicó uno que destaca del resto, pues señala que los niños son los principales propagadores.

Publicada en la revista Science, esta investigación, que se valió de más de medio millón de personas en la India que estuvieron expuestas al covid-19, evidenció que los niños y los adolescentes son potencialmente mucho más importantes para transmitir el virus.

Investigadores del Instituto Ambiental de Princeton (PEI), la Universidad Johns Hopkins y la Universidad de California trabajaron con funcionarios de salud pública en los estados de Tamil Nadu y Andhra Pradesh para rastrear las vías de infección y la tasa de mortalidad de 575 mil 071 personas que estuvieron expuestas a 84 mil 965 casos confirmados de coronavirus.

Debido a que los expertos encontraron que el 71 por ciento de las personas contagiadas no infectaron a ninguno de sus contactos, mientras que el 8 por ciento de los positivos representaron el 60 por ciento de las nuevas infecciones, Ramanan Laxminarayan, investigador principal de PEI, dijo que el documento es el primer gran estudio que captura el grado extraordinario en el que el SARS-CoV-2 depende de la «super propagación».

«Nuestro estudio presenta la mayor demostración empírica de super propagación del coronavirus de la que tenemos conocimiento en cualquier enfermedad infecciosa. Los eventos de super propagación son la regla más que la excepción cuando se observa la propagación del covid-19, tanto en la India como en todos los lugares afectados»,  señaló Laxminarayan.

Las posibilidades de que una persona con coronavirus, independientemente de su edad, lo transmitiera a un contacto cercano oscilaban entre el 2,6% en la comunidad y el 9% en el hogar. Además, los investigadores encontraron que los niños y adolescentes fueron clave para transmitir el virus en las poblaciones estudiadas.

«Los niños son transmisores muy eficientes en este entorno, que es algo que no se ha establecido firmemente en estudios anteriores. Descubrimos que los casos notificados y las muertes se han concentrado más en cohortes más jóvenes de lo que esperábamos, según las observaciones de los países de ingresos más altos», añadió el investigador principal de PEI.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta