Durante la marcha feminista en pro del aborto del pasado 28 de septiembre, el fotoperiodista Luis Fernando Moreno Coronel fue detenido por haber agredido a una de las manifestantes, sin embargo, su familia y colegas aseguran que fue en defensa propia ya que Luis Fernando fue empujado y mordido en un dedo por una de las mujeres participantes. Además, su equipo fue dañado con pintura en aerosol.

“Todo apunta a que son dos agresiones, a él lo agreden, él agrede, pero nada más a él lo detienen. Él estaba haciendo su trabajo periodístico, estaba haciendo su labor como fotógrafo de prensa”, detalló Javier Hoyos, fotoperiodista, colega de Luis Fernando.

Su colega y amigo Javier Hoyos, destacó que hubo irregularidades al momento de la detención, razón por la que fueron a la Comisión Estatal de Derechos Humanos a interponer una queja.

“Las mujeres policías lo detienen, lo meten al ayuntamiento de Guadalajara, al edificio y de ahí lo trasladan directamente al MP de la calle 14, es la parte que no nos ha quedado muy clara por qué. No salvaguardan su integridad”, señaló.

El también fotoperiodista señaló que Luis Fernando solo hacía su trabajo al momento de la agresión.

“Lo que estaban haciendo todos los compañeros tanto camarógrafos como fotógrafos que fueron agredidos pues era darles voz y darles presencia y exponerle a la sociedad las exigencias de estas chicas, no por eso estamos en contra de ellas, no desestimamos la labor que están haciendo que es muy importante y que es un fenómeno muy importante”, declaró.

Hasta el momento, Luis Fernando sigue detenido, su familia y amigos aún están en espera de que les indiquen cuál será su situación jurídica.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta