El Pleno del Senado aprobó por unanimidad (107 votos a favor) prohibir que las playas sean privadas, con la finalidad de que su acceso sea público, para incentivar el turismo y comercio, de lo contrario, se aplicarán a hoteleros hasta un millón 42 mil pesos de multa.

Al explicar el acuerdo, el senador priista Manuel Añorve detalló que el litoral mexicano tiene una extensión de 11 mil 592 kilómetros, por lo que del total de las costas mexicanas que están concesionados ascienden a 153 kilómetros cuadrados, es decir un 32 por ciento del total nacional.

La senadora panista, Gloria Elizabeth Núñez sostuvo que con este dictamen se garantiza incentivar el turismo en todos los estados.

Y en el caso de que no existan vías públicas o accesos desde la vía pública, los propietarios de terrenos colindantes con la zona federal marítimo terrestre deberán permitir el libre acceso a la misma, así como a las playas marítimas, a través de los accesos que para el efecto convenga la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales con los propietarios, mediando compensación.

También se aprobaron sanciones a los dueños de terrenos colindantes con la zona de playas, que obstaculicen el acceso a las mismas, y en caso de reincidencia, se les podría revocar la concesión o permiso.

Compartir

Dejar respuesta