Personas de todo el mundo están cambiando vivir en propiedades de 100 m2 por algo más pequeño. La tendencia del small living que son básicamente departamentos pequeños toma fuerza en el mundo. De acuerdo con cifras de Softec, en 2007, los departamentos nuevos de sólo una recámara representaban 3.2% del total de las ventas, hoy rondan 20%. En tanto, los departamentos grandes (de cuatro recámaras) representan menos de 1% de la oferta.

Esta tendencia hacia las casas o departamentos pequeños se ha convertido en un movimiento social, principalmente en las grandes ciudades, donde la gente se centra fuera de casa, por lo que buscan espacios solo para dormir. Estos departamentos pequeños –de menos de 50m2— resuelven su deseo de vivir en zonas atractivas, con un presupuesto alcanzable, que les permita tener todos los demás satisfactores a una distancia caminable.

Una de las principales cualidades de estas propiedades es la ubicación. Las personas privilegian estar cerca de sus lugares de trabajo, así que los desarrolladores de vivienda han respondido con esquemas eficientes con menos metros cuadrados, para que puedan estar al alcance de las personas.

Otros factores que contribuyen al crecimiento del llamado small living son:

  • Las personas son cada vez más conscientes del medio ambiente y tienen el deseo de reducir los residuos.
  • Las crisis financieras mundiales han jugado un papel importante en el cambio hacia las casas pequeñas. Son menos costosas de construir y tienen menores costos de energía. Las casas pequeñas son más económicas.
  • Además de ahorrar al momento de la compra, un departamento pequeño requiere menos energía y reduce el gasto de luz, aire acondicionado y calefacción. Incluso al amueblar, se reduce la inversión.
  • El costo de compra y manutención de una casa pequeña, permite a los residentes ahorrar para el enganche de una propiedad mayor a futuro o destinarlo a otros aspectos de la vida como viajes.

Cuánto mide un departamento pequeño

Las dimensiones de estas viviendas llegan a ser realmente pequeñas. En Nueva York, por ejemplo, se rentan departamentos de hasta 7 m². Pero también hay proyectos modulares, de 20 metros, con paredes movibles que permiten a sus residentes ajustar la distribución a sus necesidades, o adquirir un segundo departamento cuando la familia crece.

El éxito de estos departamentos está en su diseño, el aprovechar el espacio de la mejor manera con sistemas modulares como por ejemplo entrepisos o mezzanines, es la clave, ya que hace estos pequeños espacios mucho más funcionales y con un diseño innovador, quien no sueña con una cama que se pueda recoger en el día y poder aprovechar ese espacio, o que la cama quede en un mezanine en la parte superior y podamos aprovechar el espacio de abajo para un estudio y poder trabajar a gusto, este tipo de espacios en la práctica pueden ser mucho más fácil de mantener y de asear, dándole practicidad a nuestra vida.

En CDMX existen desarrollos que siguen esta tendencia, por ejemplo Chapultepec 430, en la colonia Roma, un desarrollo con departamentos desde 33 m², los cuales fueron los primeros en venderse. El proyecto, que estará listo en 2021, aún tiene disponibles departamentos pequeños de 51 a 66 m².

En la colonia Santa María La Ribera se construye otro desarrollo de nueve departamentos, que estarán listos para entregarse en 2021; los más pequeños medirán 42 m² y costarán, según el portal La Haus, 2.48 millones de pesos.

Hoy, la vivienda se ve como un proceso de vida y no como una decisión única. Gracias a la variedad en la oferta y créditos accesibles, las personas tienen la posibilidad de mudarse conforme sus necesidades cambian.

Estas opciones pequeñas serán cada vez más comunes en las zonas más deseables, para aquellos que quieran vivir cerca de los centros de trabajo, parejas sin hijos, o personas mayores que no requieran de grandes espacios.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta