Una maestra jer fue condenada a muerte en China por introducir veneno en el desayuno de 25 niños, acción que resultó en la muerte de uno de los menores afectados.

La agresora fue identificada como Wang Yun, una maestra de un jardín de niños en la ciudad de Jiaozuo.

Según documentos de la corte, Wang Yun quería vengarse de una colega luego de un altercado sobre el desempeño de sus labores en la escuela.

Acto seguido, la maestra introdujo fuertes cantidades de nitrato de sodio en los platos de avena de los alumnos.

El nitrato de sodio suele ser usado como un aditivo para curar la carne, pero en dosis muy elevadas puede ser una sustancia tóxica en el organismo humano.

El incidente ocurrió el 27 de marzo, cuando se dio a conocer el reporte de una veintena de niños que fueron trasladados al hospital por vómito y desmayo luego de comer sus desayunos.

La policía local investigó lo ocurrido, lo que derivó en la detención de Wang Yun.

Luego de pasar 10 meses internado en una clínica, el más afectado de los niños envenenados perdió la vida.

En la corte trascendió que la maestra ya había envenenado a su esposo con nitrato de sodio en otra ocasión.

El tribunal señaló que las acciones de la señora Wang fueron “despreciables y crueles, y las consecuencias de sus crímenes fueron extremadamente graves y ella merece ser severamente castigada”.

La corte halló culpable a la maestra y este lunes dictó la sentencia de la pena capital.

Aunque no hay cifras oficiales, grupos de derechos humanos estiman que China ejecuta a miles de personas al año, ya sea por inyección letal o fusilamiento.

 

Esta nota originalmente se publicó en Noticieros Televisa
Compartir

Dejar respuesta