El sector automotriz no será un botín político en la contienda electoral de Estados Unidos, como sucedió hace cuatro años, pues las dudas sobre la permanencia de EU en un acuerdo comercial en la región se disiparon con el Tratado México, Estados Unidos y Canadá (TMEC), anticipó Juan Francisco Torres Landa, socio de la firma Hogan Lovells.

A poco más de un mes de la celebración de elecciones en Estados Unidos, el especialista comentó “El sector automotriz ya no anticipamos que sea un botín en el tema político, porque habiéndose reemplazado TLCAN por TMEC, afortunadamente este tema ya no lo vamos a ver”, comentó

Refirió que el sector automotriz recibió de las mayores atenciones en la contienda política por la que Donald Trump fue elegido como presidente de EU, entonces el sus banderas era que justamente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, Estados Unidos había recibido un trato muy desigual.

En materia automotriz el TMEC implicó de alguna manera ceder entre lo que era el criterio político de que era lo que estaba “mal” en TLCAN y que tendría que modificarse bajo las reglas del TMEC; por lo anterior se buscó incrementar el porcentaje de contenido regional para obtener nivel originario.

A la fecha, Norteamérica es la región más competitiva para la manufactura y distribución automotriz, ninguna otra región en el mundo produce más automóviles, para consumo local y para exportación, sólo México es el cuarto lugar en materia de exportación de autos.

Por lo anterior, señaló que la sincronización de las autoridades gubernamentales tiene que ser una variable permanente, “no podemos estar con vaivenes una conducta errática, con una conducta errática porque eso no favorece a nadie ni al desarrollo económico” sostuvo el especialista de Hogan Lovells.

Los retos para avanzar en la competitividad de México ante el TMEC están en materia de seguridad, infraestructura y energía. “No es un secreto que México atraviesa por una crisis de inseguridad, concretamente los niveles de homicidio doloso están en un récord absoluto, esos temas que parecerían ser ajenos a la industria, en el fondo no lo son”.

Se requieren de infraestructura para poder transitar entre los estados productores de vehículos, se tienen cuellos de botella o la infraestructura es insuficiente y no puede dar el máximo potencial a la industria. Si la energía y el gas no llegan en forma confiable y con cualidades económicas y precios competitivos, eso impacta la competitividad de las plantas.

“No nos debería extrañar que dentro de muy poco empiece a haber reclamos, incluso litigio o quejas formales al amparo del TMEC de qué no se están cumpliendo las reglas de competitividad, transparencia y de no discriminación en materia energética entre otros”, agregó.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta