Por unanimidad, con 395 votos, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó la Ley General para Prevenir, Atender y Reparar Integralmente el Desplazamiento Forzado Interno, con el fin de establecer un marco jurídico para garantizar la atención a las personas que se han visto obligadas a abandonar sus lugares por diversas causas.

El nuevo ordenamiento fue turnado al Senado de la República para su análisis y eventual ratificación.

De acuerdo con el dictamen presentado por la Comisión de Gobernación, tan solo en 2019 hubo en México más de ocho mil personas víctimas de desplazamiento forzado interno, la mayoría de ellas por actos de violencia de grupos armados, con lo cual se alcanzó una cifra histórica de 346 mil personas afectadas.

La legislación avalada este martes en San Lázaro reconoce y garantiza por ello los derechos de las personas desplazadas, establece atribuciones y la distribución de competencia entre la Federación, entidades federativas, municipios, organismos autónomos para prevenir, atender, proteger y generar soluciones duraderas.

Implementa un Mecanismo Nacional, garantiza la prevención, atención, protección, generación e implementación de soluciones duraderas para el desplazamiento forzado, y crea el Registro Nacional de Personas Desplazadas.

El articulado prevé un programa nacional para prevenir, atender y reparar integralmente el desplazamiento forzado interno, el cual será elaborado por la Secretaría de Gobernación con la participación y aprobación de los comités integrantes del Mecanismo Nacional, además de establecer un fondo para la atención integral de los casos de desplazamiento.

Al fundamentar el dictamen, la presidenta de la Comisión de Gobernación, Rocío Barrera, subrayó que con la nueva ley se busca solventar una grave laguna jurídica que flagela a las personas desplazadas.

“Este ordenamiento nos ayuda a cumplir las obligaciones asumidas en el plano internacional, reduciendo la vulnerabilidad que enfrentan las personas que por diversas razones se han visto orilladas a abandonar su hogar, patrimonio y normalidad”.

En su turno, la legisladora priista Ivonne Álvarez remarcó que el desplazamiento forzado interno se mantiene como uno de los saldos más grandes en la consolidación de los procesos democráticos de México y en el mundo.

“Este fenómeno social ha crecido en forma muy significativa en los últimos años por el incremento de conflictos armados, de guerras, de presencias de grupos del crimen organizado, así como el crecimiento desproporcionado de centros económicos”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta