Los gastos imprevistos o innecesarios, los tarjetazos o la pérdida de empleo pueden provocar que las finanzas se salgan de control al punto de tener deudascasi impagables y que aumenten los intereses. Para resolver este tipo de problemas y poder negociar de manera favorable con el banco el pago de los créditos existen las reparadoras de deuda.

Se trata de un término relativamente nuevo en México, la función principal de las reparadoras de crédito es la asesoría legal y financiera para que el deudor pueda liquidar su deuda con bancos o con instituciones financieras con sus propios recursos a través de un esquema basado en el ahorro de sus ingresos y su capacidad de pago. A la par, se encargan de negociar dicha deuda para obtener el mayor descuento posible para el cliente.

En el país operan alrededor de 11 reparadoras, de las que, Resuelve Tu Deuda es la más conocida, si bien estás empresas no modifican el Buró de Crédito, sí hacen que las personas puedan ser nuevamente acreedoras de un préstamo bancario.

El mecanismo en el que operan puede variar, pero en general se encargan de responder las llamadas de acreedor y buscar soluciones que beneficien a los clientes, establecen un programa para el ahorro y se pueda abonar periódicamente a la deuda. Una vez concluida la deuda, auxilian a los clientes para que puedan acceder a otros créditos como lo que puede mejorar su historial crediticio siempre y cuando sea un buen pagador.

Cabe recordar que la operación de este tipo de empresas no está regulada. Además, la desesperación de los usuarios de la banca por recibir ayuda en momentos de crisis, ha provocado la aparición de supuestas reparadoras de crédito que ofrecen soluciones rápidas para el pago de las deudas.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) alertó sobre este tipo de empresas, mismas que se anuncian principalmente en redes sociales y comúnmente prometen liquidar la deuda con mínimas cantidades y sin tener impacto en el Buró de Crédito, por lo que recomendó buscar empresas que den soluciones claras.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta