Personal especializado inició este lunes el rescate y ubicación del caracol púrpura, así como de la flora y fauna por la construcción del Ferrocarril del Istmo; en tanto, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), delegación Istmo de Tehuantepec, solicita al gobierno federal se les dé trabajo en las obras de construcción del Corredor Interoceánico.

El gobierno federal informó que, en el puerto de Salina Cruz, con la construcción de rompeolas oeste, se prosigue con el colado de elementos prefabricados de concreto y con las pruebas de calidad correspondiente.

“Para conservar el entorno natural de la zona, se lleva a cabo el programa de rescate y ubicación del caracol purpura, una especie en peligro de extinción. En el tramo 1 del Ferrocarril del istmo de Tehuantepec, de Medias Aguas, Veracruz, a Ubero, Oaxaca, se realiza el programa de rescate y reubicación de fauna. Al día de hoy se han rescatado 11 especies protegidas de arácnidos, anfibios y reptiles.  Para cuidar la flora se han trasladado 195 especies al vivero forestal para tenerlas en buena salud y contribuir a la reforestación”.

Por otro lado, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), delegación Istmo de Tehuantepec, ha solicitado al gobierno federal los tome en cuenta en las obras del Corredor Interoceánico, como parte del Programa para el Desarrollo del Istmo, informó El Universal.

El representante de la CMIC en el Istmo, Víctor Alonso González Jiménez, lamentó que las autoridades federales hayan licitado o asignado directamente obras multimillonarias, como la modernización del Tren Transístmico y la construcción de la escollera en Salina Cruz, sin considerar a las constructoras locales.

“Como constructores, entendemos que una obra como la escollera, que tendrá una inversión de casi 5 mil millones de pesos, requiera trabajos especializados, pero las dos empresas que fueron asignadas directamente, podrían subcontratar a las empresas locales para los trabajos de topografía, colado o perforación”, dijo.

La obra de la escollera oeste que se construye en Salina Cruz y tendrá una longitud de mil 600 metros lineales, se licitó a finales de noviembre de 2019, pero en enero de este 2020 se declaró desierta y un mes después fue asignada directamente a las empresas Infraestructura Marítima y Portuaria GAMI Ingeniería e Instalaciones.

“Hemos hablado con los representantes de Infraestructura Marítima para ver si nos pueden dar subcontratos, pero hasta ahora el silencio es su respuesta, mientras vemos que traen compañías de Michoacán, el Estado de México y Puebla para que realicen trabajos que las constructoras locales podemos hacer”, denunció el representante de la CMIC delegación Istmo.

Los constructores regionales explicaron que también dialogaron con el director general de la empresa Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec (FIT), José Sánchez Pérez, para solicitarle su intervención para que obtengan subcontratos de la modernización de las vías del Tren Transístmico que tiene una inversión de 3 mil millones de pesos aplicados en cinco tramos.

Al respecto, el representante de la CMIC explicó que el director del FIT les dijo que fueran a buscar a los constructores que tienen a su cargo la remodelación de casi 200 kilómetros de vías, “para ver si les daban algo”.

“No andamos mendigando, pedimos que se aplique la palabra del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien dijo que con esos proyectos habrá beneficios para el Istmo”, finalizaron.

TDG/WLT

Compartir

Dejar respuesta