El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) reconoció que la iniciativa que el Ejecutivo envió a la Cámara de Diputados con proyecto de decreto para reformar, adicionar y derogar diversas disposiciones a la Ley del Seguro Social y a la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro, representa un avance hacia el fortalecimiento del sistema pensionario mexicano, pero contiene elementos que deben revisarse en el seno del Congreso y en comunicación directa y transparente con el sector privado y con los trabajadores.

“El IMEF reitera la importancia de continuar encontrando soluciones a los grandes retos de México de manera concertada y colaborativa entre sectores”, manifestó en en un comunicado.

La institución explicó que la propuesta contiene cuatro medidas principales, la primera relacionada con el aumento en las aportaciones para el retiro, con lo que se logra una mejora importante en la tasa de reemplazo para las personas que se jubilarán bajo la Ley 97.

La segunda medida se refiere a la disminución del requisito de semanas de cotización para alcanzar el derecho a la pensión, en la cual plantea una reducción del requisito de semanas cotizadas de mil 250 a 750 y paulatinamente a mil.

El IMEF detalló que esto se soluciona una situación coyuntural muy grave que se presentaría a partir de julio del próximo año, pues sin este cambio, una gran cantidad de trabajadores en edad de jubilarse recibiría una negativa de pensión junto con los exiguos recursos acumulados en su cuenta individual y no tendrían derecho a una pensión.

La tercera medida se relaciona con el incremento en el valor de la pensión mínima garantizada, lo cual genera mejores pensiones para las personas de menor ingreso en el sistema; sin embargo, deben establecerse los candados adecuados para evitar un incentivo a la sub-declaración.

La última, apuntó el IMEF, establece la disminución de las comisiones cobradas por las Afore (Administradoras de Fondos para el Retiro), pues han sido elevadas históricamente y deben reducirse; no obstante, la iniciativa plantea un control de precios a niveles definidos por condiciones prevalecientes en otros países.

“Ello distorsiona la libre competencia y establece un control sujeto a condiciones ajenas a la realidad mexicana, lo cual puede resultar inefectivo e incluso contraproducente. La reducción de las comisiones debe lograrse mediante el fortalecimiento de la competencia entre las Afore y con alternativas regulatorias que permitan eliminar la inelasticidad en la demanda que existe actualmente”, aseveró.

En este contexto, la institución financiera considera que la iniciativa no resuelve de manera integral la problemática nacional en materia de pensiones, ya que la propuesta de reforma debería ser un paso inicial a una verdadera reforma, de gran calado, que culmine con un solo Sistema Nacional de Pensiones, que tenga una cobertura universal, que no esté fragmentado, que sea financieramente viable y que genere pensiones suficientes.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta