Cristo Adán González, hermano de Jessica, joven asesinada en Morelia la semana pasada, dijo que sus familiares están sorprendidos por las protestas que se han realizado en la ciudad para exigir justicia por su muerte y añadió que confían en el actuar de la Fiscalía de Michoacán para esclarecer el caso.

“Estamos muy sorprendidos por las movilizaciones de las personas y el cambio después de lo que ha pasado con mi hermana. Nos reconfortan, nos mantiene fuertes, felices y fuertes para seguir luchando por mi hermana y por las mujeres que están en las calles y que corren riesgos”, afirmó en entrevista con Azucena Uresti para Grupo Fórmula.

​Recordó que su hermana recién acababa de egresar de la universidad y soñaba con ser maestra de primaria, desde donde afirmaba, tenía la oportunidad de cambiar la sociedad inculcando valores en los niños estudiantes.

“Mi hermana acababa de egresar de su licenciatura de educación primaria, estaba muy emocionada por poder comenzar a dar clases, era una mujer luchadora, con valor humano muy fuerte”.

“Cuando se tituló, comentaba que le pedía a Dios que le mandará las palabras correctas porque estaba convencida que desde su profesión podía cambiar la sociedad, influir en los pequeños y fomentar buenos valores”, explicó Adán.

Ayer, la Fiscalía de Michoacán informó que se liberó una orden de aprehensión contra Diego Urik, por su probable participación en el asesinato de Jessica.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta