Con pases de charola y presuntamente con recursos del partido, el actual presidente interino de Morena, Alfonso Ramírez Cuellar y Bertha Luján, presidenta del Consejo Nacional, se inmiscuyen en el proceso de renovación de Morena.

Así lo señaló Carol Arriaga, candidata a la secretaría general del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) morenista, quien dijo que en este proceso de renovación “muchos han sacado el cobre” y por medio de campañas millonarias están desvirtuando los principios de Morena, “apoyado fórmulas, generando grupismos y operando contra otros candidatos tratan de ganar con ética y principios”.

Recordó que la conversación filtrada entre Alfonso y Bertha reveló al público lo que muchos sabían:

1. La infiltración al partido de gente ajena a él por interés de su grupo y no del partido.2. El impulso de una fórmula oficialista a través de prácticas fraudulentas, como el posible desvío de cuantiosos recursos y el pase de charola, al puro estilo priista.

Lo anterior, dijo, sin dejar de observar el indebido espionaje a la dirigencia de Morena.

Ante esto, llamó a los simpatizantes y militantes para que no apoyen candidaturas impuestas o permitan acciones contrarias a los principios de Morena, quien se enfrenta a grandes males: el grupismo, machismo y arribismo.

También pidió a la ciudadanía que, en las elecciones internas de Morena no se pronuncien a favor de gente famosa o que ha empleado cuantiosos recursos en su promoción. Citó el caso del gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, cuyo gobierno está reprobado por los morelenses.

“Les hago un llamado a que dejemos de lado los nombres famosos, aquí en Morelos ganó la gubernatura un hombre cuyo mérito principal fue haber sido un buen futbolista, un buen jugador, pero para gobernar no se requiere saber mover la pelota. Se requieren otras habilidades”.“No se inclinen por la gente más famosa, sino por las personas con más principios, más valores y quienes más trabajo tengan en el partido, eso asegurará que morena siga siendo un patrimonio del pueblo de México, para asegurar la cuarta transformación”, dijo.

Agregó que, sin duda, la experiencia mediática es importante, pero no más que el trabajo en territorio, la experiencia política y la cercanía con la gente, “que es donde está nuestra fuerza. Debemos seguir abanderando las causas sociales más justas”, concluyó.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta