El peso cerró la semana con una importante depreciación frente al dólar en una jornada en la que persistió el nerviosismo por un estancamiento de la actividad económica mundial, ante un aumento en los casos de coronavirus en Europa, así como la cautela por estímulos económicos en Estados Unidos que podrían no ser aprobados en el congreso de ese país.

En operaciones al mayoreo, el tipo de cambio a la venta cerró en 22.34 pesos por dólar, 29 centavos más que el jueves y una depreciación de 1.27 pesos con respecto al cierre de la semana pasada.

Dólar en bancos

En bancos la divisa estadunidense se ofertó hasta en 22.75 pesos, como es el caso de Citibanamex. En tanto, BBVA México lo hizo en 22.61 pesos y Banorteen 22.60 unidades.

Banco Base indicó que en los últimos cinco días, el tipo de cambio cotizó entre un mínimo de 21.0494 pesos y un máximo de 22.7005 pesos, mostrando una volatilidad de 24.5 por ciento, no vista desde comienzos de abril. En la canasta amplia de principales cruces, todas las divisas cerraron la semana con pérdidas, pero el peso mexicano fue la más depreciada, seguida de la corona noruega, el rand sudafricano y la corona noruega.

Dólar en tiempo real

Añadió que el peso fue la divisa más depreciada, pues había ganado terreno de forma acelerada desde agosto, sin que esto se debiera a fundamentales macroeconómicos; además, la amenaza para la recuperación económica tiende a debilitar principalmente las divisas de economías emergentes de mayor liquidez, como es el caso del peso mexicano.

La institución financiera explicó que el índice ponderado del dólar cerró la semana con un avance de 1.99 por ciento, el mayor desde la primera semana de abril. El desempeño del mercado cambiario se debió a un regreso de la aversión al riesgo en los mercados financieros globales ante el crecimiento de la tasa de nuevos contagios en Europa, en algunos países a un ritmo más acelerado que lo observado al comienzo de la pandemia en marzo y abril.

Abundó que lo anterior también ha generado dudas de que la recuperación económica continuará hacia el cierre del año, pues se teme una ola más severa de casos durante octubre y noviembre; además, en Estados Unidos, oficiales de la Reserva Federal han confirmado que la recuperación económica podría ser lenta y que es necesaria la aprobación de estímulos fiscales adicionales, lo cual resulta poco probable antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta