El agua que se está utilizando para pagar el tratado con Estados Unidos no está siendo sacada de la presa La Boquilla, si no de otras dos, informó Ricardo Mejía, subsecretario de Seguridad y Protección Ciudadana.

«Se extrae de la presa Las Vírgenes y de la presa El Granero y además ha habido encubrimiento y eso ha permitido que se siga pagando el aguas a Estados Unidos», mencionó.

En entrevista con Azucena Uresti para Grupo Fórmula mencionó que la intención es equilibrar la extracción de agua con las otras presas, «que son instalaciones estratégicas del Estado mexicano, es decir, no son presas o reservorios de intereses privados».

«Lo que han querido es privatizar un bien público nacional para servir a políticos y acaparadores generando la idea falsa de que se van a quedar sin agua», agregó.

Destacó que desde el 9 de septiembre en la presa La Boquilla está posicionado un grupo de agricultores y no está bajo el control de la Guardia Nacional, loas otras sí, pero La Boquilla no.

«La gente ve que estamos cumpliendo el tratado con responsabilidad y al mismo tiempo por la vocación y el compromiso de de no dejar a ningún agricultor sin agua», finalizó.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta