José Oriol Bosch, director general del Grupo Bolsa Mexicana de Valores (BMV), aseguró que frente al golpe que puso la pandemia del coronavirus a la economía, aunado a la falta de estímulos para las empresas, el interés de nuevos inversionistas bursátiles al país se ha rezagado.

Durante su participación en el podcast Norte Económico, elaborado por Grupo Financiero Banorte, Bosch Par dijo que la situación es compleja, ya que los inversionistas miran hacia mercados más atractivos y con mejores expectativas de crecimiento.

“Estamos viendo mercados bursátiles que se están recuperando mucho más rápido que otros, pero ahí depende de las medidas que también cada uno de los diferentes países han ido anunciando. En algunos países hemos visto medidas económicas, medidas fiscales, monetarias para poder frenar esta crisis o que tenga el menor impacto posible, y en el caso de México, pues no hemos visto este tipo de medidas anunciándose, implementándose este tipo de estímulos, y ello ha hecho que el mercado mexicano tenga un rezago comparado con otros mercados”, dijo.

Reconoció que, si se compara el número de empresas listadas o su valor de capitalización contra el Producto Interno Bruto de México, la Bolsa no tiene actualmente el tamaño que debería. Explicó que hay cerca de 150 empresas listadas en el mercado de capitales, o casi 500 emisores si se considera a los Fibras, certificados bursátiles y otros instrumentos. Por el lado de la demanda, hay cerca de 300 mil inversionistas directos participando en el mercado de valores, así como millones más que participan indirectamente a través de su Afore.

El directivo detalló que el Índice de Precios y Cotizaciones -el indicador oficial de la evolución del mercado accionario- cayó de un máximo de 52 mil puntos en 2017 a cerca de 36 mil en la actualidad, lo cual “es un desincentivo para emisoras potenciales, ya que las valuaciones de las empresas listadas se han reducido y ése claramente es un freno para traer nuevas emisoras”.

A pesar de esto, Oriol Bosch indicó que la bolsa tiene un potencial de crecimiento enorme. Explicó que, por un lado, ayuda a las empresas a financiar proyectos, lo que a su vez detona la generación de empleos y amplía la cadena de valor de diferentes sectores.

“Estamos viendo que México no está y no estaba creciendo al ritmo que debería, pero sabemos el potencial lo tenemos. Claramente México es un país privilegiado, en donde tiene la gente, la geografía, la demografía, el ser vecino de la economía más grande del mundo, y todo esto es un potencial enorme para que podamos ver mayor crecimiento y entonces veríamos mucha más inversión en el país”, dijo.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta