Los ladrones tienen formas cada vez más sofisticadas para robar el dinero y la información de tu tarjeta, ahora incluso con dispositivos móviles colocados para grabar todos los movimientos que los clientes necesitan en sus transacciones, por lo que es necesario que se intensifiquen las medidas personales de seguridad al momento de ir a retirar dinero o pagar servicios en el ATM o cajeros automáticos.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) ha realizado una serie de recomendación para evitar todo tipo de fraudes y robos al utilizar estos dispositivos.

  • Tratar de no utilizar aquellos cajeros poco iluminados, concurridos o ubicados en lugares aislados, sobre todo a deshoras.
  • Abstenerse de usarlos cuando alrededor o dentro de la cabina se nota la presencia de individuos sospechosos.
  • De preferencia llega al cajero con tu tarjeta en la mano, evitando tiempo y distracción para sacarla y realizar la operación, pues ello implica mayor riesgo.
  • Siempre es recomendable revisar el aspecto del cajero a efecto de detectar posibles alteraciones o partes sobrepuestas que normalmente no las has visto en otros.
  • Desconfiar de cajeros en los que aparezcan letreros o comunicados, ya que las instituciones nunca solicitan información confidencial a través de esos letreros.
  • Es imprescindible terminar las operaciones presionando la tecla «cancelar» antes de retirarse del cajero.
  • Nunca aceptar colaboración de alguna persona, si es que el cajero presenta fallas. Cancele la operación antes de retirarse. No permita que nadie lo distraiga mientras se encuentra realizando sus transacciones.
  • En beneficio de la comunidad, es importante que se reporte al banco cualquier anomalía identificada en el cajero, a fin de que éstos tomen las medidas pertinentes.

La Condusef indicó que como medida básica es necesario tener cuidado con personas ajenas que ofrezcan ayuda para realizar operaciones, este hace creer que no se puede leer la banda magnética de la tarjeta, de manera «servicial» se ofrecen a limpiar el plástico y en ese momento hacen el cambio del plástico que es utilizado inmediatamente para hacer compras en los comercios cercanos.

Otro tipo de fraude común es cuando se colocan distractores «mensajes o letreros fijados en los cajeros» para que no se noten las modificaciones físicas a dichos dispositivos para hacer que el usuario busque otro cajero cercano, ya alterado; adicionar elementos que atrapan la tarjeta del cliente, para que el delincuente la pueda retirar una vez que el usuario se ha retirado del cajero.

También es importante que sepas, que algunos bancos ofrecen a sus clientes un seguro que los protege en caso de robo o asalto en el cajero, o por pérdida de la tarjeta y que siempre guardes los comprobantes que te da el dispositivo, ya que con ello podrás verificar tus movimientos en el estado de cuenta.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta