Según un estudio de S&P Global, las ventas de autos caerán 20 por ciento este año en todo el mundo a consecuencia de la pandemia de covid-19; sin embargo, se prevé que en 2021 y 2022 el mercado se recupere entre 7 y 9 por ciento.

Esta previsible mejoría, señala la firma de análisis, situará las ventas de vehículos en esos dos ejercicios un 6 por ciento por debajo de las cifras de 2019.

El único factor que puede modificar la previsión de S&P es el comportamiento del mercado chino, el más dinámico pero también el más impredecible, y el único que puede alcanzar en 2022 los niveles de ventas de 2019, previos a la pandemia.

La analista Vittoria Ferraris explica en su informe que las perspectivas de S&P sobre el sector del automóvil son más conservadoras que las del conjunto del mercado, por las dificultades que atraviesan los posibles compradores y por los altos precios de los coches híbridos y eléctricos.

Una mayoría de fabricantes y proveedores de componentes van a producir por debajo de sus posibilidades a lo largo de este año, añade el informe, y muchos de ellos van a acabar el ejercicio muy endeudados.

S&P calcula que la rentabilidad y los flujos de efectivo de los fabricantes sean en 2021 más débiles que en 2019; además, las empresas tendrán que efectuar cuantiosas inversiones para adaptarse a las nuevas necesidades del mercado, con vehículos menos contaminantes.

De ahí que S&P mantenga en negativo la perspectiva de este sector.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta