Alexi Espinoza

Diversas organizaciones han desobedecido el llamado realizado por el presidente municipal, Oswaldo García Jarquín de abandonar el Zócalo en previsión de la caída de otro árbol, y continúan acampando en ese lugar en espera de que las autoridades atiendan y resuelvan sus conflictos.

Debido a la caída en la víspera de un laurel de la india en la parte sureste del Zócalo, el munícipe García Jarquín solicitó a los ciudadanos que se encuentran en campamentos del Jardín de la Constitución, retirarse “para evitar situaciones que puedan poner en riesgo su integridad”.

Sin embargo, esta mañana organizaciones de triquis, Huacol, Sol Rojo y Frente Popular 14 de Junio continuaban en sus tiendas de campaña en espera de respuestas del gobierno.

Aunque se informó que la Secretaría General de Gobierno instalaría una mesa de negociación.

Un vocero de los triquis dijo que sólo se retirarían si les daba habitaciones de hotel.

Por su parte Paulina Martínez, hija de «Don Panchito» y quién encabeza las manifestaciones del Frente Popular 14 de Junio en el Zócalo, pone en riesgo la integridad de los manifestantes para pedir la liberación de su hermano Javier Martínez a quien señalan como preso político, y alto al hostigamiento de su padre Francisco Martínez alias “Don Panchito”, a quien señalan que es perseguido político y que se encuentra prófugo de la ley

En tanto, restauranteros que tienen sus negocios en el portal Las Flores de la ciudad de Oaxaca, han retirado las mesas que tenían instaladas en la banqueta por recomendaciones de Protección Civil municipal que ha puesto una tira amarilla en prevención de la caída de otro laurel de la india.

Mientras el Zócalo se encuentra cerrado, el paso de los peatones sólo se realiza en los pasillos de los portales que hasta hace unos días habían sido cerrados de manera arbitraria por los propios restauranteros.

 

TDG/WLT
Compartir

Dejar respuesta