Tatiana Maslany, conocida por protagonizar Orphan Black -popular serie de Netflix-, dará vida a Jennifer Walters, la versión femenina de Hulk, en una nueva serie que prepara Disney+. She-Hulk llegaría a la plataforma de streaming en 2022, una producción televisiva que abordará a uno de los personajes más desconocidos, pero poderosos del Universo Marvel.

La actriz canadiense se uniría a la serie que dirige Kat Coiro, quien tiene pendiente el estreno de la película Marry Me con Jennifer Lopez y Maluma. Coiro estará al frente del episodio piloto y varios capítulos de este nuevo proyecto sobre las historias de Marvel, informó este jueves el portal Deadline.

​¿Quién es She-Hulk?

She-Hulk, un personaje creado por Stan Lee y John Buscema, es Jennifer Walters, una prima de Bruce Banner (el Hulk original) y que adquiere los poderes del gigante verde tras una transfusión de sangre.

La principal diferencia respecto a Bruce Banner es que ella, además de ganar una fuerza descomunal como Hulk, es capaz de controlar sus emociones, de moderar sus impulsos y de utilizar su inteligencia humana.

El rol de Bruce Banner ha pasado por diferentes manos en los últimos años. Eric Bana interpretó a Hulk en la película The Hulk (2003) de Ang Lee, mientras que Edward Norton se metió en la piel de este superhéroe en The Incredible Hulk (2008) de Louis Leterrier.

Sin embargo, Norton abandonó finalmente esta idea y fue reemplazado por Mark Ruffalo, que acabó siendo el más popular de los Hulk de la gran pantalla y que ha aparecido en todas las cintas de la trama central sobre Avengers.

¿Quién es Tatiana Maslany?

Maslany es una actriz canadiense, de 34 años, que saltó a la fama tras protagonizar la serie de ciencia ficción Orphan Black, con la que ganó un Globo de Oro y el Emmy a Mejor actriz dramática.

La particularidad de Orphan Black es que Maslany daba vida en esa  serie a más de diez personajes diferentes. Este año presentó también en la pequeña pantalla la nueva versión de Perry Mason, que contó con Matthew Rhys como protagonista.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta