La actual temporada de lluvias ha dejado al menos siete personas muertas en diversas regiones del estado de Oaxaca, reportó la Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPCO).

Asimismo, ha provocado daños e inundaciones en todo el territorio oaxaqueño.

Uno de los daños más sensible, es la caída de un árbol de gran tamaño y peso ubicado en el Zócalo de la ciudad de Oaxaca de Juárez. Sus ramas alcanzaron la estructura del portal “Las Flores”; las autoridades no reportaron víctimas ni daños materiales.

La caída del árbol fue consecuencia de la lluvia que se presentó la tarde del martes provocada por el sistema frontal número 3, así como de un canal de bajo presión y por el paso de la onda tropical 35 que transita por el territorio oaxaqueño y que dejó también inundaciones en diversos municipios conurbados a la capital de Oaxaca.

El organismo informó que las últimas dos muertes se registraron el fin de semana pasado, para ser exactos, el viernes 11 de septiembre, cuando un joven de 24 años identificado como Jorge Alberto M.L, falleció en el municipio de San Lorenzo Cacaotepec, en los Valles Centrales, luego de que un rayo le cayó encima; posteriormente, el domingo 13 de septiembre, un hombre de 54 años que respondía al nombre de Andrés Félix A.O. pereció en Villa Sola de Vega, en la Sierra Sur, debido a que fue arrastrado por un río.

Protección Civil indicó que antes de esos dos perecimientos, ya habían sido contabilizados cinco más en territorio oaxaqueño: el 27 de agosto, en San Miguel Chimalapas, en la región del Istmo de Tehuantepec, un hombre de 40 años, identificado como Juan S.S., perdió la vida al ser arrastrado, también, por la corriente de un río.

Una semana antes, el 21 de agosto, un joven de 24 años, que respondía al nombre de Ernesto IJ, murió arrastrado por otro afluente, pero ahora en San Felipe Usila, en la región de la Cuenca del Papaloapan.

El 13 de agosto otro ciudadano murió arrastrado por la corriente de otro río, esto en San Agustín Loxicha. En este caso, la víctima fue identificada como Pedro A.S, de 24 años.

En Huautla de Jiménez, en la Cañada, el 12 julio, murieron otras dos personas después de que su vivienda quedó sepultada por un deslizamiento de laderas.

Las víctimas fueron una mujer de 76 años y un hombre de 80 años, identificados como Rosausa G.G, y Cirilo Teófilo GM.

 

TDG/WLT
Compartir

Dejar respuesta