CIUDAD DE MÉXICO.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) anticipó que al terminar la pandemia de covid-19, las migraciones hacia México de personas provenientes de países en situación económica precaria podrían incrementarse.

De acuerdo con Fernando Lozano Ascencio, director del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (CRIM) de la UNAM, debido a la emergencia sanitaria que ha implicado un aumento en los niveles de pobreza, cuando se regrese a la “normalidad” la población migrante hacia nuestro país crecería.

Destacó que en 2019 México registró 80 mil solicitudes de asilo de las cuales sólo tres mil se resolvieron y se estima que en el primer trimestre de este año las solicitudes aumentaron 30 por ciento.

Durante su participación en ciclo de charlas La ciudad y la pandemia: temas urbanos, expuso que poco a poco, en muchas naciones se reanudan los trámites en la materia; no obstante, hay solicitudes de asilo acumuladas.

En este contexto consideró importante promover políticas de inclusión hacia la población migrante, no considerarlos como “los otros” o personas sin derechos, sino como población que forma parte de los procesos locales, aunque sean de tránsito.

Recordó que en las últimas dos décadas México se configuró como nación de tránsito y destino de migrantes.

Dijo que en el circuito México-Estados Unidos, uno de los más importantes a nivel mundial, se vive desde antes de la pandemia una política de cero tolerancia, criminalización, xenofobia y deportaciones masivas, por lo que con el inicio de la emergencia sanitaria el primer reto que enfrentaron los migrantes fue la restricción de la movilidad y la disminución de cruces legales, pues sólo se permiten los esenciales.

«En la frontera sur hay abandono de la población, ausencia de protocolos sanitarios y hay exclusión social”, lamentó.

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior
Compartir

Dejar respuesta