El sueño de construir un gasoducto para llevar gas natural al Istmo de Tehuantepec desde Estados Unidos está por cristalizarse, con la firma de una promesa de venta a la región de hasta 200 millones de metros cúbicos diarios por parte de la empresa estadounidense Mirage Energy, dijo ayer Fernando Mimiaga Sosa, socio de la Fundación para el Desarrollo del Corredor Eólico del Istmo y de las Energías Renovables

Asimismo destacó que el proyecto se hará realidad para Oaxaca y Chiapas con la interconexión de la línea San Fernando Cactus que se empezó a construir desde el gobierno de José López Portillo y que tiene capacidad para llevar y traer gas desde Tamaulipas hasta Veracruz.

Ante esta situación, dijo que es importante que el gobierno federal, con el apoyo del gobierno estatal, a través de la Secretaría General de Gobierno (Segego) inicie el libramiento de los derechos de vía.

Mimiaga Sosa recordó que el proyecto está repotenciado, pues en 2014, a través de la Secretaría de Energía se inició un proyecto con longitud de 247 kilómetros y un gasoducto de 12 pulgadas, para transportar 90 millones de pies cúbicos diarios, que beneficiarían a Oaxaca y Veracruz.

Tras indicar que el beneficio es para el sector industrial y los municipios colindantes, reiteró la importancia de liberar derechos de vía, pues es necesario iniciar negociaciones con organizaciones de la zona y generar una comisión que apure el proyecto.

Dijo que los conocedores de la materia y las autoridades encargadas de la gobernabilidad en Oaxaca deben caminar de la mano para que los pedimentos sean en su justa dimensión y así conocer los beneficios y riesgos del proyecto.

Añadió que traer gas de Texas a Oaxaca, en un proyecto que contempla llegar hasta Puerto Chiapas, en Tapachula, beneficiará a la región.

Precisó que generar un polo de desarrollo de esa envergadura, beneficiará al Istmo de Tehuantepec y consolidará el Corredor Transístmico y el proyecto de generación de energía eólica.

También destacó que desde el 2014 se empezó a trabajar en los derechos de vía que van desde Jáltipan Veracruz a la región del Istmo y que rehabilitar el proyecto tendrá múltiples beneficios para Oaxaca y Veracruz.

Indicó que también es importante considerar que el proyecto del Corredor Transístmico, junto con la generación de energía eólica, y la cereza jurídica de la tierra tienen que ser una prioridad para las autoridades federales y estatales.

Sobre todo porque junto con el agua, van a permitir el desarrollo de proyectos industriales y agroindustriales en toda la zona, con beneficios para el desarrollo económico hasta la entidad vecina, pues el proyecto del gasoducto llega hasta Puerto Chiapas.

Concluyó que con el desarrollo del Istmo de Tehuantepec y la generación de energía eólica se puede obtener toda el agua que se requiere para cuidar también los cauces ecológicos de ríos como el Papaloapan, el Usumacinta y Coatzacoalcos.

Compartir

Dejar respuesta