CIUDAD DE MÉXICO.

Se agregaron 10 minutos en el segundo tiempo en el encuentro entre Manaus y Treze de la Serie C de Brasil, y cayó el empate, lo que provocó molestia entre algunos jugadores, por lo que la Policía Militar que se encontraba en el Estadio Amazonia tuvo que intervenir para proteger al juez de línea ante los reclamos, pero en una de las acciones les roció gas pimienta.

El Manaus logró la igualada al minuto 98’, tras un saque de manos y una prolongación del balón para que finalmente un remate de cabeza firmara el 1-1.

Los jugadores del Treze reclamaron a los colegiados, recargando las exclamaciones al juez de línea, por lo que los uniformados tuvieron que entrar a la cancha.

Después de varios empujones, un policía lanzó gas pimienta a los jugadores para que retrocedieran.

Posteriormente, el club Treze aclaró que el portero Andrey fue agredido, primeramente, por la policía sin motivo alguno, lo que propició la reacción del jugador. Apuntó que el problema sólo era con el arbitraje.

También, señaló que no comparte la agresión y reprime la violencia. “La idea del club no es fomentar actitudes de este tipo y lamentamos profundamente la actitud de la Policía Militar presente en el sitio”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior
Compartir

Dejar respuesta