Al menos siete personas muertas es el resultado de las fuertes lluvias registradas en las últimas semanas, en el territorio oaxaqueño.

De acuerdo con Protección Civil, los dos primeros fallecimientos se registraron el pasado 12 de julio en el municipio de Huautla de Jiménez, en la región de la Cañada, por un deslizamiento de ladera.

Dos días después fue localizado un cadáver, quien fuera arrastrado con su vehículo en un arroyo en el municipio de San Agustín Loxicha.

Igualmente fallecimieron arrastrado por la corriente de ríos en la Cuenca, el Istmo y en Rio Grande-.

Una persona más perdió la vida en San Lorenzo Cacaotepec, Etla, tras caerle un rayo.

 

Con información de El Sol de México
Compartir

Dejar respuesta