El diputado federal por el partido Movimiento Regeneración Nacional(MORENA), Juan Martínez Flores, propuso ante al Cámara de Diputado este lunes 14 de septiembre cambiar el nombre al país, lo cual llevaría a también modificar el de la Constitución Política.

El funcionario mexicano mandó la iniciativa para que los Estados Unidos Mexicanos pasen a llamarse únicamente «México», y el máximo documento regulatorio, La Carta Magna, cambiaría de nombre.

«En esencia, al ser nuestro país una república bajo un pacto federal, representativa y soberana, justamente México es el nombre que le da sentido y esencia a nuestra nación; la denominación de México contiene la idea de estados autónomos e independientes en su interior y que representan un pacto federal hacia el exterior», puede leerse en el texto.

«Desde su nacimiento como patria se ha utilizado el término de México, palabra que viene de la lengua náhuatl y se divide en dos partes: Metztli , que significa luna, y xiclti , que significa ombligo, por lo tanto México significa “en el ombligo de la luna», apunta el diputado en la explicación del proyecto de iniciativa.

Nombres de nuestro país a lo largo de su historia:

-Época colonial: Reino de la Nueva España (1535)

-América Mexicana (Sentimientos de la Nación, Congreso de Chilpancingo en 1813)

-Imperio Mejicano (1821-1823)

-Nación Mejicana (Constitución de 1823)

-República Mejicana (Constitución de 1857)

-Imperio Mejicano (1863-1867)

-Estados Unidos Mexicanos (Constitución de 1917 a la fecha)

El diputado apunto que ante algunas organizaciones internacionales como la OEA o la ONU simplemente nos denominan México; «somos conocidos como mexicanos y nos identificamos cultural e históricamente como tal y nuestra nación simplemente como México».

De acuerdo con Martínez Flores, el término “Estados Unidos” no equivale a república federal, y es por eso que algunos países latinoamericanos, como son los casos de Brasil y Venezuela, se hicieron llamar Estados Unidos cuando recién se independizaron, pero ya cambiaron sus nombres para quedar como los nombramos hoy en día.

 

Esta nota originalmente se publicó en Vanguardia
Compartir

Dejar respuesta