El Paquete Económico para 2021 que presentó el Ejecutivo al Congreso con supuestos optimistas corre el riesgo de no cumplirse y con ello no alcanzar el nivel de ingresos planteado, y eso puede ser un factor para que las agencias reduzcan la calificación de México, al no generar los recursos suficientes para hacer frente a la deuda pública, advirtió Scotiabank.

En entrevista, el economista en jefe de Scotiabank, Mario Correa, señaló que al observar la proporción de deuda pública con respecto a los ingresos presupuestales, está en 237 por ciento y este nivel es el más alto desde la década de 1990.

Explicó que la deuda pública ha aumentado por dos motivos, el primero porque la recesión que estamos viviendo ha generado un producto interno bruto (PIB) más bajo y al relacionar la deuda con el PIB, la proporción aumenta; el segundo es que la depreciación del peso ha provocado que la deuda externa se eleve.

El economista aclaró que esto no tiene que ver con un mal manejo de la deuda pública, sino que es una consecuencia de la recesión que estamos viviendo, la más fuerte en un siglo.

Sin embargo, “el problema es que la capacidad de pago, la posición fiscal, se está deteriorando”, alertó.

Correa detalló que la capacidad de pago de un país depende mucho del crecimiento económico, porque si el país crece va a recaudar más impuestos y esos permitirán generar ingresos para pagar su deuda, pero las expectativas de crecimiento para los siguientes años están por debajo de 2 por ciento, lo que resulta muy bajo, pese a que el gobierno federal estima que el país crecerá más.

Abundó en que si bien el gobierno federal está cobrando impuestos atrasados a grandes contribuyentes y eso ha permitido equilibrar un poco los ingresos por la caída en la actividad económica, eso será un efecto de una sola vez.

“Esto quiere decir que la deuda que tienes requiere más años para ser pagada con la capacidad de ingresos que generas, está en 237 por ciento esta relación de deuda pública con respecto a los ingresos presupuestarios”, apuntó el economista en jefe de Scotiabank.

En este contexto, “yo aquí veo que se está debilitando esa capacidad de generar ingresos del gobierno federal y que puede ser uno de los factores que vean los calificadoras para esta posibilidad en la baja del rating crediticio del país”, expuso.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta