La agencia calificadora HR Ratings considera que el mayor riesgo en el Paquete Económico 2021 es nuevamente el crecimiento económico, pues la elevada expectativa implica que los ingresos tributarios podrían estar sobreestimados y tampoco está claro cómo podrían seguir creciendo por encima del Producto Interno Bruto (PIB) en los próximos años ante la ausencia de una reforma fiscal.

En un documento, señaló que las estimaciones de crecimiento para 2020 y 2021, de -8 y 4.6 por ciento, respectivamente presentan un elevado riesgo, ya que parten de la idea de que la recuperación mantendrá un ritmo similar al mostrado en los primeros meses de la reapertura (tras la contingencia sanitaria por la pandemia del covid-19) y que el daño ocasionado por los confinamientos en la actividad económica se disipará pronto.

La calificadora explicó que la proyección del repunte de la economía en 2021 se basa en la continuación de la reapertura observada en el segundo semestre, especialmente en la expectativa de la rápida adaptación de las unidades económicas al nuevo entorno, particularmente las del sector terciario, y se habla de una mayor capacidad de productividad instalada aparentemente asumiendo que esta no tuvo un impacto mayor.

Adicionalmente, se enfatiza la importancia del comercio exterior y del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), así como de las políticas activas de atracción de empresas que, junto con una mayor inversión pública y privada, derivarán en la creación de empleos.

Sin embargo, HR Ratings considera que este escenario es poco probable, ya que, si bien el repunte por parte del comercio exterior y del sector manufacturero ha sido fuerte y súbito, no hay evidencia de que el ritmo se mantendrá; de hecho, es de esperarse que este se vaya normalizando rumbo a 2021, por lo que el mayor ritmo de recuperación para el comercio exterior ya se habría materializado en el tercer trimestre de 2020.

Con respecto a la adaptación del sector terciario a la nueva normalidad, abundó, ésta es sumamente incierta y lo que se ha visto es que el sector terciario está más afectado que el sector secundario y su recuperación está siendo más gradual y heterogénea.

A esto se suma, añadió la agencia, que se plantea la expectativa de la recuperación de la inversión privada, pero no está claro cómo podría darse esto de manera sostenida, ya que el tema es complejo y no se espera que pueda haber un repunte sostenido si las condiciones de inversión se mantienen tan deterioradas como ahora, pues incluso, previo a la pandemia, la inversión privada mostraba una tendencia decreciente, principalmente afectada por temas de gobernanza.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta