La propuesta que hizo la Secretaría de Hacienda en la miscelánea fiscal de 2021para aplicar cuotas complementarias al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) en la gasolina y el diésel tendrá un impacto en la inflación, de aproximadamente 50 puntos base, pero desincentivará el uso de combustibles y eso será benéfico para el medio ambiente, señaló el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

En videoconferencia para discutir el panorama económico nacional e internacional, el presidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF, Gabriel Casillas, indicó que las cuotas no parecen malas, pues desincentivan el uso de automóviles y, por lo tanto, disminuyen las emisiones de combustibles fósiles.

“No nos parece malo, además, cualquier subsidio a la gasolina a quien más beneficia es a las familias más favorecidas, entonces, este impuesto no le pega a los menos favorecidos, incluso se puede ver hasta progresivo, no lo vemos como gasolinazo, lo vemos como una forma de recaudar acorde con los principios a los que se ha adherido México acorde con la actividad económica sustentable”, apuntó.

El IMEF estima que la inflación al cierre de 2020 estará en 3.8 por ciento y a finales de 2021 de 3.6 por ciento, por lo que con las cuotas a las gasolinas y el diésel podría estar alrededor de 4 por ciento.

Paquete Económico

Con respecto al Paquete Económico 2021 que entregó el Ejecutivo al Congreso, el IMEF lo ve con reservas y considera que contiene un presupuesto diseñado para una época de estabilidad, donde la austeridad se puede plantear como un principio, pero no está diseñado para una fase de crisis.

Explicó que prácticamente no contiene medidas contracíclicas que deberían ser para promover una recuperación más expedita y la política contracíclica no tendría por qué contraponerse a la responsabilidad fiscal en tiempos de emergencia.

El IMEF abundó en que los pronósticos de crecimiento con una caída de -8 por ciento del producto interno bruto (PIB) para el 2020 y un avance 4.6 por ciento en el 2021 son demasiado optimistas, principalmente en un entorno de ausencia de condiciones suficientes para impulsar la recuperación de la inversión privada y en un contexto de consumo mermado por el impacto de la recesion sobre el empleo.

“Ello implica que los supuestos de ingresos tributarios del Presupuesto no podrán cumplirse”, aseguró.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta