Científicos de Dinamarca informaron que las altas temperaturas registradas en Groenlandia, a causa directa de la crisis climática, provocaron el desprendimiento de una masa de hielo de 113 kilómetros cuadrados del casquete glaciar más grande del círculo ártico, el 79 N.

«Observamos un aumento de la velocidad (de desintegración) en este casquete glaciar, el más grande» que resta, declaró Jason Box, profesor de glaciología en el Instituto geológico de Dinamarca y Groenlandia (GEUS).

En las imágenes satelitales difundidas por el GEUS, se puede constatar que vastas superficies de hielo se separaron ahora de ese gigantesco casquete glaciar del noreste del territorio ártico, que desemboca en el «fiordo 79» («Nioghalvfjerdsfjorden»).

Son normales los desprendimientos de un glaciar, pero no inmensas plataformas heladas de ese tamaño. Desde 1999, el casquete de hielo del glaciar 79 N ha perdido 160 kilómetros cuadrados, es decir la superficie dos veces más grande que la isla de Manhattan, o ligeramente inferior al tamaño conjunto de las alcaldías Iztapalapa, Benito Juárez e Iztacalco en la Ciudad de México (166.03 kilómetros cuadrados), subrayó el Instituto en un comunicado. El fenómeno se ha acelerado en los dos últimos años.

Vista satelital del desprendimiento en el glaciar 79 N al 27 de agosto de 2020. (AFP)

«Si los veranos calientes como los observados en los últimos dos años aumentan, contribuirán a la aceleración de la elevación del nivel del mar a escala mundial», dijo el investigador.

El derretimiento del casquete glaciar de Groenlandia ha provocado el aumento del nivel de los océanos en 1.1 centímetros entre 1992 y 2018, calcularon los autores de un estudio que apareció en diciembre pasado en la revista Nature.

Según un reciente estudio de la Universidad de Lincoln, en Reino Unido, la disminución de las superficies congeladas en Groenlandia contribuirán con un alza 10 a 12 centímetros del nivel de los mares de aquí a 2100.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta