En una actitud solidaria, luego de escuchar los gritos de auxilio de una mujer que había sido asaltada, Wilbert E.M., de 32 años, fue tras los cuatro delincuentes, pero uno de ellos de manera cobarde le realizó disparos con su arma de fuego, los cuales alcanzaron al valiente campesino que sólo utilizaría sus manos para defenderse. Wilbert cayó sobre el piso de tierra con la vista al pálido sol de un viernes nublado y por demás trágico.

De acuerdo con testigos, cuatro individuos se introdujeron a un domicilio que se ubica sobre la calle Manuel Altamirano en donde asaltaron a la propietaria a quien despojaron de una fuerte suma de dinero.

Enseguida, los ladrones emprendieron la huida, pero la mujer asaltada salió a la calle y con gritos desesperados pidió ayuda a los vecinos. En ese momento caminaba por esa arteria Wilbert, que sin medir consecuencias fue tras los cuatro asaltantes que corrieron sobre la calle Niños Héroes en donde dejaron estacionado un auto Aveo gris.

Uno de los delincuentes en actitud cobarde, sacó una pistola con la cual realizó varios disparos a Wilbert quien cayó fulminado. En tanto, los delincuentes, ya no pudieron abordar la unidad; huyeron a pie.

Los vecinos llamaron a cuerpos de socorro cuyos elementos, al llegar, constataron que Wilbert había dejado de existir.

“Desgraciados, sólo así son valientes; con pistola acaban con la gente que se gana la vida de manera honrada”, dijo una vecina refiriéndose a los asaltantes.

Un hombre entrado en años lamentó la ausencia de vigilancia policial en ese poblado, luego de comentar que los asaltos y robos van en aumento.

 

TDG/WLT
Compartir

Dejar respuesta