Todos los días recibimos noticias de importantes lanzamientos a nivel mundial, en donde encontramos que muchos de los nuevos modelos que se presentan son híbridos o eléctricos. Para entender un poco de este segmento, primero les platicaremos cuáles son las diferencias de los autos híbridos a los eléctricos, el porque se llaman así y también el porque ya de su fama a nivel mundial.

Lo que todos los países quieren es reducir en gran medida los índices de contaminación, algo que se ve difícil si consideramos que ésta se genera por los vehículos, las fabricas y una serie de factores que van amarrados a todo lo que nos rodea.

Por lo que respecta a México, la apuesta es primero por los autos híbridos y posiblemente los híbridos enchufables, pero son vehículos de un mayor costo, en el caso de los eléctricos no se cuenta con la infraestructura para poder cargar los autos fuera de casa que es en donde las marcas están apostando.

Vehículos 100% eléctricos (denominados BEV o «Battery Electric Vehicles»)

Tienen como único sistema de almacenamiento electroquímico de energía a bordo (una batería). Uno o más motores eléctricos que generan de potencia mecánica (y recuperación de frenado). Son recargables desde la red eléctrica.

En el caso de los autos híbridos y eléctricos, los dos apuestan por una mejor movilidad, pero de un modo diferente. De hecho existen ya incluso modelos híbridos enchufables que dan mucha más autonomía para poder circular más kilómetros con una sola carga.

Aún falta más infraestructura en México para los autos híbridos y eléctricos. Foto: Especial

A nivel mundial, la importancia de los coches electrificados es cada vez mayor y las marcas lo saben, ya que ahora todas están apostando y contemplando dentro de sus portafolios los autos eléctricos, híbridos e híbridos enchufables.

Algunas de las ofertas son autos 100 por ciento eléctricos (BEV o Battery Electric Vehicles), híbridos, híbridos enchufables (PHEV o Plug-in Electric Vehicles) y mild-hybrid.

¿Qué diferencia hay entre un auto eléctrico a uno híbrido?

Hoy te contamos las principales diferencias entre el coche eléctrico y el híbrido enchufable, dos de las propuestas más extendidas.

La primera gran diferencia entre un vehículo eléctrico y un auto híbrido enchufable es que mientras el primero funciona únicamente por un motor eléctrico (alimentado por unas baterías recargables), el segundo cuenta con un sistema doble de propulsión que, además de la mecánica eléctrica accionada por baterías recargables (que a diferencia de los híbridos normales se cargan a través de un enchufe), suma otra tradicional de combustión interna (alimentada por gasolina).

Vehículos híbridos recargables (llamados PHEV o «Plug-in Electric Vehicles»)

Tienen tanto un sistema de almacenamiento de baterías recargables también de red eléctrica como un motor de gasolina. El motor térmico y el motor eléctrico proporcionan el suministro de potencia mecánica (y recuperación de frenado).

Como los coches eléctricos circulan siempre propulsados por su motor eléctrico, nunca emiten emisiones ni ruido. Algo que no ocurre con los híbridos e híbridos enchufables, que cuando utilizan su motor térmico sí contaminan y emiten sonido.

El Toyota Prius es uno de los modelos pioneros de autos híbridos en México. Foto: Especial

En teoría, el auto eléctrico tiene un menor costo por kilómetro que los vehículos eléctricos haciendo que estos sean más económicos en el uso diario. Su mecánica es más sencilla, por lo que requieren menos mantenimiento.

Autonomía híbridos enchufables

De las grandes diferencias entre los coches híbridos enchufables y los eléctricos radica en su autonomía. Los PHEV ofrecen mucha menos autonomía en modo eléctrico, que en últimas fechas, esta autonomía se ha extendido al grado de ofrecer incluso más de 800 kilómetros con una sola carga y esta se puede realizar en tan solo 20 minutos promedio, pero esto por el momento solo existe en vehículos de alta gama, que cada día superan sus propias expectativas.

Vehículos híbridos convencionales (denominados «Full Hybrid»)

Vehículos híbridos convencionales (denominados «Full Hybrid»), tienen sistema de acumulación con baterías recargables con un motor de gasolina más convencional (y su depósito). El motor térmico y el motor eléctrico proporcionan el suministro de potencia mecánica (y recuperación de frenado).

Sin embargo, la autonomía de un híbrido enchufable en muchos casos es superior gracias al valor añadido que aporta el motor de combustión, a niveles de (aproximadamente entre 800 y 1.000 kilómetros).

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta