En el webinar “El vino es arte y ciencia” el doctor Miguel Ángel Valdovinos, especialista en Medicina Interna y Gastroenterología, quien también es sommelier profesional por el Centro Culinario Ambrosía (CCA), habló sobre el papel que el vino ha tenido a través de la cultura y los hábitos del hombre.

El médico recordó que el vino se ha utilizado para múltiples actividades en la vida humana: con fines recreativos, religiosos, para compartir con los amigos, para acompañar la comida y para hacer el amor.

Asimismo, Valdovinos Díaz señaló que existen múltiples evidencias que muestran que el consumo moderado de vino tinto es benéfico por su alto contenido en polifenoles. Reduce los niveles de colesterol sanguíneo y mejora la función del endotelio vascular, disminuye la inflamación y la agregación plaquetaria.

Otros estudios han mostrado que el consumo moderado de vino modifica la microbiota intestinal aumentando la población de bacterias antiinflamatorias. Se ha sugerido que reduce el riesgo de padecer enfermedad de Alzheimer y ciertos tipos de cánceres como el de próstata y colon. Sin embargo, el consumo en exceso produce daño hepático y pancreático y, aumenta el riesgo de cánceres de cabeza y cuello, esófago, mama e hígado.

Además, dijo que el vino ha estado presente en todas las manifestaciones artísticas a saber: en la pintura, la escultura, la literatura, la ópera, etc. El vino es la única obra de arte que se puede beber. Y como escribiría Omar Khayyan “Si los amantes del vino se van al infierno, vació debe estar el paraíso”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta