CIUDAD DE MÉXICO.

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum informó que, debido a que las últimas semanas se ha registrado una tendencia a la baja en el número de camas ocupadas por enfermos de covid-19, se inició la reconversión de hospitales de la Secretaría de Salud local para regresar a las actividades habituales.

«Hay hospitales como Xoco y Balbuena, por ejemplo, que ya no están recibiendo pacientes covid en este momento, en la ciudad, aunque están preparados para volver a recibir por si hubiera algún brote”, comentó la mandataria capitalina.

En tanto, la secretaria de Salud, Oliva López, especificó que: “solo Xoco y Balbuena están priorizando otras urgencias; si les llega un paciente covid lo reciben y lo trasladan a otro espacio, porque puede llegar a urgencias y hay que estabilizarlo, hay que atenderlo ahí, y a partir de eso ver que un hospital covid lo reciba”.

También indicó que la infraestructura y el equipamiento que se utilizó para pacientes con coronavirus se mantendrá en los hospitales que regresen a la normalidad y será usado para resolver otro tipo de urgencias.

Para la atención de pacientes covid, en la capital se habilitaron 11 hospitales generales de la Secretaría de Salud capitalina, que se sumaron a los de instituciones como el IMSS y el ISSSTE o los de las Secretarías de la Defensa Nacional y de Marina, entre otros.

A la fecha mantienen su operación de forma híbrida, los hospitales generales de Iztapalapa, de Milpa Alta y la Villa, así como el Rubén Leñero, mientras que los hospitales generales Belisario Domínguez, Tláhuac, Enrique Cabrera, Pediátrico La Villa y Ajusco Medio, sólo atienden a enfermos de coronavirus.

Hasta ayer, se reportaban dos mil 780 camas disponibles para la atención general de enfermos de covid en la capital, mientras que de terapia intensiva había mil 357.

Por esta razón, la semana del 17 al 23 de agosto, el semáforo en la capital se mantendrá en naranja. Sheinbaum anunció que no habrá reinicio de nuevas actividades ya que es necesario evaluar el impacto en número de contagios y hospitalizaciones que  pudieran tener aquellas que se reiniciaron recientemente.

En conferencia de prensa se dio a conocer que en las colonias de atención prioritaria se han realizado 21 mil 25 pruebas de detección del SARS-CoV-2 y, con base en los resultados, se establece que la tasa de positividad en estas zonas es de 39%.

«Eso lo que nos indica es que es correcta la intervención porque son sitios en donde está más activa la pandemia y podemos cortar las cadenas de contagio”, dijo la secretaria Oliva López.

CON PROTOCOLO, BAJAN RIESGO MORTAL

Para Alejandro Ávalos Bracho, director del Hospital General Ajusco Medio, la aplicación puntual de los protocolos y la atención temprana a pacientes con síntomas relacionados al coronavirus es la respuesta para tratar a los enfermos de covid-19 y que se recuperen.

«Implementamos todo un sistema que se basa en identificar la enfermedad en cada uno de los pacientes en forma temprana.

«Por ejemplo, si él sabe que es diabético, si sabe que es obeso o tiene alguna otra patología, nosotros podemos clasificarlo en forma temprana y hospitalizarlo. Eso bajó la mortalidad dentro del hospital, instalamos consultorios bajo carpas con toda la infraestructura para la atención de los pacientes y gran parte del éxito es que es manejando por especialistas”, dijo Ávalos.

Al ingresar al centro médico, los pacientes son divididos en tres líneas marcadas en el piso, la roja para pacientes graves, la naranja para pacientes con síntomas respiratorios y la rosa para mujeres embarazadas.

Como parte de la atención en este hospital se toman 90 pruebas diarias para la detección de coronavirus, de 9:00 a 13:00 horas, pero su laboratorio analiza hasta cinco mil pruebas de covid-19 por día, las cuales son recolectadas de diferentes quioscos de salud.

Actualmente, el área de terapia intensiva está a su máxima capacidad en el Hospital Ajusco Medio, y el área de urgencias está en las mismas condiciones, lo que implica varias horas de atención del director y su equipo.

«Lo mejor es ver salir caminando a un paciente, es cuándo dice uno: vale la pena todo lo que estamos haciendo”, dijo Ávalos.

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior
Compartir

Dejar respuesta