Desde hace tiempo, Hugo Bello, líder sindical investigado por desvío de recursos en lo que fue el aeropuerto de Texcoco y su Confederación Libertad de Trabajadores de México, pelean, mediante bloqueos y paros, obras del proyecto del Corredor Interoceánico, una de las insignias del presidente Andrés Manuel López Obrador.

En este contexto, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) congeló anoche las cuentas de Guadalupe Díaz Pantoja, lideresa de la Confederación Libertad en Oaxaca, por operación de actividades con recursos de procedencia ilícita, revelaron fuentes del gobierno de esa entidad.

Díaz Pantoja es clave en las movilizaciones que la organización ha realizado en esa entidad para presionar por contratos.

Esta estrategia, que se repite no sólo en Oaxaca, sino en entidades como Chiapas, Puebla, Estado y Ciudad de México le ha servido para conseguir que distintas administraciones y empresas se vean obligadas a pactar con su sindicato para transportar materiales de construcción.

Así ocurrió también con el aeropuerto de Santa Lucía, en el que luego de bloqueos realizados por su gremio y otras agrupaciones gremiales, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) dijo el pasado 13 de enero que pactó con la Confederación de Sindicatos Unidos de la Transformación de México las tarifas para el transporte de material.

Presencia en Oaxaca

Uno de los principales bastiones del sindicato Libertad es Oaxaca, donde empezó a germinar con el nombre de Grupo Nacional de Productividad durante el gobierno de Gabino Cué Monteagudo (2010-2016).

La organización siguió empoderándose desde entonces en las áreas del transporte y construcción, pero siempre ha recibido señalamientos de empresarios y otras organizaciones desplazadas en las obras públicas y privadas de recurrir a métodos de presión que rayan en la ilegalidad.

Es en Oaxaca donde esa agrupación gremial ha desafiado al poder gubernamental. Actualmente disputa, a través de bloqueos, los contratos para el acarreo de materiales pétreos para la obra que el gobierno federal realiza en el Istmo de Tehuantepec: el Corredor Interoceánico.

Según sindicalistas e inversionistas oaxaqueños consultados por EL UNIVERSAL, entre mayo y junio de este año Libertad suspendió los trabajos para la modernización de las vías del Tren Transístmico, en Ciudad Ixtepec, demandando que la constructora Diamante le otorgue el derecho de acarreo de la materia.

En el Istmo de Tehuantepec, donde se proyectó la obra del Corredor Interoceánico, trabajadores de Libertad se disputan con la CATEM el acarreo de piedras.

En el Istmo de Tehuantepec, donde se proyectó la obra del Corredor Interoceánico, trabajadores de Libertad se disputan con la CATEM el acarreo de piedras.

Pese a la pandemia por Covid-19 y después de 10 días de mantener un bloqueo para impedir a los trabajadores de Diamante, encargada de rehabilitación de las vías férreas en el tramo de La Mata-Ciudad Ixtepec, la organización logró obtener una mesa de diálogo y los acuerdos para su inclusión en los trabajos del corredor interoceánico.

El pasado 8 de junio, la Confederación Libertad mantuvo cerrada la salida de los trabajadores de la empresa Construcciones Mernao S. A. (COMSA), que hacen el cambio de durmientes de madera por el de concreto.

“No ofrecen el mejor servicio”

Contratos como el de Diamante y otros han sido asignados a la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM), adversaria del gremio Libertad.

Consultadas al respecto, fuentes de la CATEM señalan que los contratos no son asignados al sindicato de Bello porque no cumplen con la mejor oferta que permita a las empresas obtener ventajas económicas. Pero básicamente por sus prácticas, las cuales son presionar y amenazar a las compañías con bloqueos y paros, los logran obtener.

De hecho, agrega la misma fuente de la CATEM, las firmas conocen sus prácticas y rehúyen a firmar con esa confederación.

Como ha documentado este diario, Libertad también bloqueó reiteradamente los accesos del puerto de Salina Cruz y otros cinco puntos en ciudades del Istmo de Tehuantepec para reclamar que la empresa GAMI Construcciones, encargada de los trabajos de la escollera oeste del puerto petrolero, le compartiera el acarreo de piedras, cuyo contrato también ganó la CATEM.

Santa Lucía

A principios de año, Libertad presionó para obtener contratos en el nuevo aeropuerto en la Base Aérea de Santa Lucía.

De acuerdo con la Sedena, los agremiados trasladarán dos terceras partes del material y las organizaciones locales, que también protestaron para exigir que les permitan laborar en el nuevo aeródromo, llevarán una tercera parte de los materiales de Texcoco a un depósito ubicado en el exterior de Santa Lucía.

Para ello, los sindicalizados bloquearon la carretera federal México-Pachuca y se manifestaron en el Zócalo capitalino, donde exigieron el pago de las cuotas del acarreo del material.

“Los miembros de esta agrupación sindical generaron diversas excusas para no elaborar las facturas para el pago de los acarreos y, de manera voluntaria, decidieron no recibir el pago por los servicios prestados, como medida de presión para favorecer sus intereses”, explicó la Sedena en el marco del origen del conflicto.

La dependencia indicó que para evitar cobros sobrevaluados que afecten el presupuesto de la obra realizó seis reuniones con los trabajadores inconformes, en las que acordaron nuevas tarifas para los traslados, mismos que fueron verificados por la ASF, la SFP, Inspección y Contraloría General del Ejército y Fuerza Aérea y el Órgano Interno de Control de la Defensa Nacional.

Esta nota originalmente se publicó en El Universal
Compartir

Dejar respuesta