Con un acumulado de más de medio millón de contagios de COVID-19 en México y más de 55 mil defunciones, julio se consolidó como el mes en que más casos se reportaron en promedio por día, con 6 mil 404, mientras que agosto se perfila para ser el mes con más defunciones en promedio por cada 24 horas con 661.

En una revisión realizada por EL UNIVERSAL a las cifras oficiales de la Secretaría de Salud, se constató que julio tuvo un total de 198 mil 548 contagios, lo que equivaldría a que cada hora 266 mexicanos dieron positivo al SARS-CoV-2. Con respecto a las muertes, en lo que va de agosto se han contabilizado 8 mil 605, es decir, que aproximadamente cada minuto fallecen 5.9 personas.

La pandemia llegó a México el 27 de febrero; sin embargo, los meses de julio, agosto y junio son los que más casos positivos reportaron. Durante julio se registraron cuatro máximos de casos de un día a otro, aunque la Secretaría de Salud aclaró que no son los contagios que se reportan en 24 horas, sino la manera en que las autoridades suben la información a las plataformas.

El 31 de julio se dio a conocer un incremento de 8 mil 458 contagios con respecto al día anterior; el 23 de julio, en la misma dinámica, se registraron 8 mil 438 casos positivos, el 30 de julio se sumaron 7 mil 730 y el 18 de julio, 7 mil 615.

En los 13 días que lleva agosto se han contabilizado 81 mil 114 contagios; el 1 de agosto se rompió récord en el número de casos de un día para otro, con 9 mil 556. En tercer lugar se encuentra junio, con un promedio de 4 mil 514 casos positivos cada 24 horas. Especialistas consultados por este diario coincidieron en que los meses de julio y agosto tienen mayor número de casos positivos y muertes debido a que el desconfinamiento se hizo de manera abrupta, además de que las autoridades sanitarias centraron la epidemia en la Ciudad de México y ahora, cuando otras entidades entraron a su acmé, se visibiliza a partir del número de diagnósticos y fallecimientos.

Para Malaquías López Cervantes, académico de la Facultad de Medicina de la UNAM, el alza de casos en estos meses se debe a la conclusión de la Jornada Nacional de Sana Distancia, a que se relajaron las medidas de higiene por parte de la ciudadanía y a que se privilegió la economía sobre la salud de los mexicanos. “Creo que la explicación de que julio y agosto tengan más casos y muertes no puede ir más allá que por el lado de que se abrió demasiado pronto y se tomaron pocas precauciones.

Cuando se dijo que era el n de la sana distancia estábamos en la rama ascendente del pico, no es cierto que ya había pasado en mayo, y la población tuvo pocas precauciones porque se les dio mal la instrucción, no se hizo caso del cubrebocas y se dijo que salieran sin miedo, y ahí están las consecuencias: se intensificó la transmisión y tuvimos más casos ahora que antes”, dijo. Enfatizó que es complicado encontrar un punto de equilibrio entre la reapertura económica y la salud de la población, pero, según la estrategia gubernamental, considera que se ha dado prioridad al aspecto económico.

Esta nota originalmente se publicó en Vanguardia
Compartir

Dejar respuesta