Sin duda el nombre de Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex, se ha convertido en el centro de atención en las últimas semanas por la posible red de corrupción que podría denunciar.

Ahora el exfuncionario del sexenio de Enrique Peña Nieto se encuentra en su casa, luego de ser extraditado de España y obtener beneficios como testigo cooperante ante la justicia mexicana, ya que podría ayudar a dar pistas y nombres de los participantes en la supuesta corrupción.

Lozoya, tras su alta médica después de ser hospitalizado por una anemia y problema de hernia hiatal, se fue a su hogar y se encuentra en libertad condicional, ya que se tiene que reportar a declarar y no cuenta con pasaporte por lo que no puede abandonar el país.

Según información difundida por Carlos Loret de Mola, el exfuncionario realizó una fiesta en su casa a la que asistieron sus conocidos y allegados.

Lo que indica el conductor y columnista es que el objetivo del festejo fue la libertad, aunque condicional, que consiguió Lozoya tras estar detenido en España.

Loret de Mola incluso afirma que entre los regalos que recibió fueron tres botellas de vino Château Margaux con valor cada una de 25 mil pesos.

Señala a Peña y Videgaray

Ayer la FGR dio a conocer que Lozoya Austin presentó una denuncia donde señala al expresidente Enrique Peña Nieto de ordenarle repartir sobornos provenientes de Odebrecht a asesores internacionales durante la campaña electoral previa a los comicios del 2012.

Hoy el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que Lozoya debe probar sus dichos y además, la FGR debe citar a declarar a los implicados entre ellos Peña Nieto y el exsecretario Luis Videgaray.

Esta nota originalmente se publicó en El Heraldo de México
Compartir

Dejar respuesta