El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador reconoció que «se le salió» tildar al país como un ‘narcoestado’ durante el sexenio de Felipe Calderón, por los señalamientos contra el exsecretario de Seguridad, Genaro García Luna. Reconoció que se trata de ‘palabras mayores’.

Durante su conferencia matutina, indicó que «Aquí, de manera espontánea (…) yo vengo aquí a hablarles de manera sincera, decirles lo que siento, lo que conozco, lo que es mi experiencia; entonces, se me salió así, lo del narcoestado, porque en efecto, escritores, analistas, intelectuales, que simpatizan con nuestro movimiento desde que empezaron estas políticas de querer resolver el problema de inseguridad por el uso de la fuerza, se empezó a hablar de un narcoestado, esto data de hace 10 años, desde que estaba Calderón, desde que se declaró la guerra contra el narcotráfico».

López Obrador acusó que García Luna era «el dedo chiquito» de Calderón Hinojosa, «narcoestado son palabras mayores pero antier se me salió, y digo, por qué no, si el que estaba a cargo de la Seguridad, le servía a una de las bandas-… porque ese señor que está detenido en EUA era el dedo chiquito de Felipe Calderón y resulta que ese señor está acusado de recibir sobornos por estar al servicio de una de las bandas del narcotráfico».

Tras las afimraciones de López Obrador, Calderón reclamó que su gobierno fue la administración que más delincuentes extraditó a Estados Unidos y recriminó al actual mandatario que no fue él quien saludó a la madre de Joaquín «el Chapo» Guzmán, o liberó a su hijo, Ovidio Guzmán.

Esta nota originalmente se publicó en Vanguardia
Compartir

Dejar respuesta