El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) advirtió que, tras la crisis por la pandemia del coronavirus, para financiar mayores prestaciones públicas, México deberá introducir una reforma fiscal al mismo tiempo que aprueba incrementos en los gastos, a fin de asegurar credibilidad en la consistencia temporal de las políticas y evitar un crecimiento acelerado de la deuda.

De acuerdo con el estudio “ALC post Covid-19, retos y oportunidades”, por el lado de los ingresos, esta reforma deberá incluir aumentos en la recaudación de impuestos y, en la medida de los posible, mejorar la equidad fiscal.

En casos puntuales, explicó el banco de desarrollo, se puede incrementar la eficiencia recaudatoria, pero la reforma necesitará ir más allá de esto, y generalizar el Impuesto al Valor Agregado (IVA), al tiempo que protege los segmentos de menores ingresos, otra actualización importante recae sobre la tributación a empresas digitales, que será cada vez más relevante.

Añadió que México tiene espacio para aumentar la recaudación sobre el patrimonio, tomando las precauciones de proteger a ciertos sectores vulnerables e implementar diferimientos a aquellas personas de la clase media que pierdan el empleo.

Por el lado del gasto, señaló el BID, será fundamental revisar la regla fiscal, para definir mejor su base de contabilidad, imponer anclas de deuda y clarificar con mayor precisión las cláusulas de escape. Y para que eso funcione, deberán fortalecerse las instituciones que soportan la disciplina fiscal, como el consejo fiscal, darse un mejoramiento de la gestión de riesgos fiscales y establecer un sólido marco de gasto de mediano plazo.

A nivel de federalismo fiscal, añadió, será necesario realizar reformas a varios niveles. En el plano municipal, las políticas recomendables incluyen las mejoras en la administración predial, con actualizaciones y depuraciones de los padrones fiscales y físicos (por ejemplo, catastro) y la implementación de mecanismos de captura de plusvalías para el financiamiento de infraestructura (por ejemplo, la contribución por mejoras).

A nivel estatal, los estados deberán comenzar a cobrar la tenencia (hasta ahora solo 13 estados la cobran) y otros impuestos, como los ecológicos. En relación con el financiamiento intergubernamental, habría que revisar todo el sistema de transferencias, para hacerlo más simple y transparente, apuntó el Banco Interamericano de Desarrollo.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta