La región de América Latina “sigue presa de la covid-19 pero esta no es la única amenaza, la pandemia también ha perturbado nuestra capacidad de controlar otras enfermedades infecciosas contra las que llevábamos luchando varias décadas” y lo grave es que ya “se está elevando los decesos” de padecimiento antes prevenibles, aseguró la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne.

“Estamos comenzando a ver que, en nuestra región, y en realidad en todo el mundo, la gente está muriendo en proporciones más altas de lo normal, no solo por la covid 19 en sí, sino por la incidencia de esta pandemia en los servicios de salud esenciales”, explicó en videoconferencia.

La carga y perturbación de los sistemas sanitarios para enfrentar el coronavirus, comentó, ha derivado en interrumpir programas de prevención y servicios de enfermedades comunes como tuberculosis, VIH y hepatitis así como campañas contra el dengue y malaria.

“Justo cuando estábamos haciendo un progreso significativo contra las enfermedades tropicales desatendidas, como la filariasis linfática, la esquistosomiasis y las geohelmintiasis, la pandemia interrumpió las campañas de administración masiva de medicamentos que son vitales para nuestros esfuerzos de eliminación.

Conoce más de estas enfermedades tropicales

Filariasis linfática: infección parasitaria producida por gusanos (nemátodos), que pueden dar lugar a una alteración del sistema linfático y a largo plazo desencadenar a linfedema crónico, crecimiento anormal de las partes del cuerpo, dolor, entre otros.Esquistosomiasis: enfermedad parasitaria aguda y crónica causada por duelas sanguíneas (trematodos) del género Schistosoma. La transmisión se produce cuando las personas infectadas con esquistosomiasis contaminan fuentes de agua dulce con huevos del parásito, contenidos en sus excretas, que luego se incuban en el agua.

Geohelmintiasis: Son transmitidas por contacto con el suelo, comúnmente conocidas como lombrices intestinales, afectan en general a las comunidades más pobres. Se transmiten por huevos de los parásitos presentes en las heces humanas que contaminan el suelo en las zonas con deficientes sistemas de saneamiento.

“Es probable que estas interrupciones aumenten las tasas de infección en los próximos meses. A corto plazo, esto significa que sea mayor el número de personas que fallezcan por afecciones prevenibles y tratables y, a largo plazo, el progreso que hemos logrado en las últimas décadas podría perderse en unos pocos meses. Si estas dificultades continúan, es posible que incluso tengamos que revisar los objetivos de eliminación para algunas de estas enfermedades” en el 2030.

Países de AL tienen desafíos en tratamientos contra tuberculosis

La directora de la OPS añadió que “más de 80 por ciento de los países de América Latina y el Caribe informan sobre desafíos en la prestación del tratamiento de la tuberculosis.

“Si los pacientes se saltan dosis o interrumpen su tratamiento, una afección manejable puede convertirse rápidamente en una infección activa que amenaza no solo al paciente, sino también a su familia y a sus allegados”.

En cuando al VIH, abundó, “sabemos cómo prevenir y tratar. De hecho, varios países de nuestra región han logrado eliminar la transmisión del VIH de madres a sus recién nacidos; sin embargo, tenemos datos que indican que 30 por ciento de las personas que viven con el VIH evitan buscar atención durante la pandemia y, al mismo tiempo, los países tienen insumos limitados de antirretrovirales.

“Esto es preocupante ya que, sin acceso continuo a la atención y a medicamentos, las personas que viven con el VIH tienen más probabilidades de enfermarse y contagiar a sus parejas.“Un tercio de los países de América Latina también están experimentando perturbaciones en el tamizaje de la hepatitis, que es clave para la detección y el tratamiento tempranos”, detalló.

Dengue aumentó un 139 por ciento en enero y febrero

Las enfermedades transmitidas por mosquitos están muy extendidas en la región donde “nuestra capacidad colectiva para monitorear virus y patógenos también se ha visto afectadas por la pandemia” y ejemplo de ello es que en los primeros dos meses del 2020, en las Américas notificó un aumento de 139 por ciento en los casos de dengue en comparación con el mismo período del 2019.

Sin embargo, desde que covid-19 comenzó a azotar la región en marzo, los casos notificados de dengue han disminuido y también se observa una notificación menor de la malaria, la cual, en apariencia, ha descendido más de 40 por ciento.

“Sabemos por tanto que estos datos no muestran un cuadro completo. Sin una vigilancia sólida, no tenemos constancia de la medida en que estas enfermedades están afectando a nuestra población y, por lo tanto, no podemos planificar suficientemente los servicios y salvar vidas. Para enfermedades que son completamente curables, ¡esto es inaceptable!”, aseveró.

La directora precisó, “muchos de nosotros estamos atrapados en casa y somos menos propensos a que nos piquen los mosquitos, pero la realidad es que los mosquitos y los patógenos que transmiten siguen circulando.

“Y sin pruebas o tratamiento, los casos graves de enfermedades transmitidas por mosquitos podrían pasar de ser condiciones fácilmente tratables a provocar la muerte”.

La directora de la OPS propuso que los sistemas de salud faciliten a los pacientes recibir la atención que necesitan durante este período sin precedentes.

“Aprovechar la telemedicina y ofrecer atención fuera de los entornos hospitalarios, por ejemplo mediante programas de extensión comunitaria y visitas a domicilio, será fundamental para garantizar que los pacientes puedan continuar recibiendo la atención médica y los medicamentos que necesitan para tratar sus afecciones de manera segura”.

Y comenzar a reanudar los programas de prevención. Corregir “el diagnóstico tardío”, el problema de desabasto.

“Si bien el desafío puede ser abrumador, la pandemia nos ha demostrado que la salud es un requisito previo para el bienestar de nuestras sociedades y el éxito de nuestras economías.“Los países no pueden retrasar la lucha contra la covid-19, pero tampoco debemos permitir que nos retrase en completar la agenda inconclusa de eliminar y controlar las enfermedades infecciosas de nuestra región. Los riesgos son demasiado altos tanto para nuestras vidas como para nuestras sociedades”, dijo.

La eliminación de las enfermedades infecciosas y las medidas de prevención, recordó , fue el impulso que llevó a la creación de la OPS prácticamente hace 120 años.

Sigue la transmisión en vivo de MILENIO Televisión para mantenerte al tanto de las noticias más importantes.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta