Las autoridades sanitarias españolas reconocieron que no logran controlar «perfectamente» el contagio del nuevo coronavirus, con un alza de mil 486 nuevos casos en las últimas 24 horas, y acumulando 322 mil 980 casos totales de acuerdo con las cifras oficiales.

Con ello, demuestra que España registró en dos semanas el mayor avance de casos detectados entre los grandes países de Europa occidental, a pesar de que las autoridades endurecen las restricciones sociales y refuerzan los controles para impedir comportamientos imprudentes que favorecen el contagio.

El número de muertos aumentó sensiblemente con 65 decesos registrados en los últimos siete días, más de la mitad de los cuales en la región de Aragón, según balance del Ministerio de Sanidad.

«La transmisión, que se debe fundamentalmente a brotes, también está afectada por un cierto nivel de transmisión comunitaria en algunas zonas de España», afirmó el lunes el epidemiólogo en jefe del ministerio de Sanidad,Fernando Simon. La transmisión se da «básicamente alrededor de esos brotes», lo que «genera una transmisión no perfectamente controlada, pero que progresivamente se va suavizando».

El número de portadores del nuevo coronavirus diagnosticados aumentó en cerca del 60 por ciento en los últimos siete días en el país, según un cálculo efectuado por la agencia AFP con base en datos oficiales, en el que se siguen concentrado en las regiones de Aragón, Cataluña y Madrid, aunque la situación mejora en las tres y la transmisión comunitaria en general se va «controlando», dijo Simón.

El promedio subió a 90 por 100 mil habitantes en las últimas dos semanas, cuando la cifra es de 27 en Francia, 17 en el Reino Unido, 13 en Alemania y 7 en Italia, país de Europa donde la pandemia se declaró antes.

Las región más afectadas son Cataluña que es la más preocupante con la mayor tasa de casos del país, 240 por 100 mil habitantes. Simón precisó que la región se encuentra en fase de descenso del número de contagios, incluida Barcelona y su área metropolitana, donde se acumulaban la mayor parte de los nuevos positivos.

Estos incrementos en el contagio llevaron a estas dos regiones a decretar confinamientos parciales. Cataluña lanzó una intensa campaña de pruebas en algunas de las zonas más afectadas. Aragón, por su parte, se prepara a enviar a la policía a verificar si las personas controladas positivas respetan bien la cuarentena impuesta.

España experimentó un estricto confinamiento de mediados de marzo al 21 de junio, pero el gobierno descarta la posibilidad de reinstaurar el estado de alarma. Cada vez más países europeos imponen cuarentena a viajeros provenientes de España, y otros como Francia y Bélgica no aconsejan viajar a regiones de riesgo en este país turístico.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta