Mark Thompson, consejero delegado del The New York Times, aseguró este lunes en una entrevista con medios financieros que prevé que dentro de 20 años el prestigioso periódico ya no tendrá una edición impresa.

«Creo definitivamente que el NYT se imprimirá otros 10 años, y posiblemente 15 años, quizá un poco más. Pero me sorprendería mucho que siguiera imprimiéndose en 20 años», dijo Thompson en el programa «A View fron the Top», del canal de televisión CNBC.

Más de 900 mil personas actualmente están suscritas a la versión impresa del diario de referencia, fundado en 1851, lo que hace que el periódico en papel podría imprimirse los 7 días de la semana sin un solo anuncio y aún obtener beneficios, según Thompson.

Pero los lectores cada vez se acostumbran más a leer las noticias en pantallas, algo que quedó plasmado en los últimos resultados empresariales del New York Times, que informó el trimestre pasado de que, por primera vez, los ingresos de su versión digital eran mayores que los de su versión en papel.

Además, la publicidad de la versión impresa cayó más de un 50 por ciento el trimestre pasado en comparación con el mismo periodo del año anterior, algo que Thompson achacó a una tendencia generalizada así como a los efectos económicos del coronavirus, mientras que señaló que duda que esos ingresos vuelvan a niveles anteriores.

«Soy escéptico sobre si podremos recuperarnos hasta los niveles de 2019», explicó el consejero delegado del Times. «Ya ha habido descensos anuales durante muchos años. Creo que ese declive probablemente es inexorable», agregó.

Thompson dejará su puesto al frente del Times después de ocho años el próximo mes, cuando será sustituido por Meredith Levien. Bajo su liderazgo, las suscripciones digitales han ascendido drásticamente, desde 1 millón en octubre de 2015 hasta los 5.7 millones al cierre del segundo trimestre de 2020.

Una crisis editorial a nivel mundial

A pesar del interés de los lectores por la información en tiempos de coronavirus, los despidos, las medidas de desempleo parcial y los recortes salariales de los directivos se han multiplicado en los medios de comunicación, con un mercado publicitario que se derrumba.

En el Reino Unido, el diario The Guardian anunció 180 despidos, y la revista The Economist, 90. En Estados Unidos, el grupo Conde Nast (Vogue, Pitchfork, Wired o el The New Yorker) informó del despido de unos 100 empleados sobre 6 mil.

Vox Media (The Verge, New York Magazine) despedirá a 72, o sea la mayoría de los que se encuentran en desempleo parcial. El New York Times también ha despedido a 68 empleados de sus equipos de venta. El grupo familiar McClatchy, que publica unos 20 periódicos, como el Miami Herald, fue vendido a un fondo de inversión, Chatham, tras ser declarado en suspensión de pagos.

Desde el comienzo de la crisis, más de 36 mil empleados de los medios de comunicación estadounidenses, cuyo número de efectivos ya se había recortado en los últimos años, se han visto afectados por recortes de costos, según un análisis del The New York Times. En todo el país, unos 50 medios locales, a veces centenarios, cerraron, según una lista actualizada por la página web Poynter.

En Francia, el diario regional La Marseillaise, que ya era frágil, se halla en liquidación judicial tras el confinamiento. Le Parisien prevé suprimir 30 puestos y sus ediciones departamentales. El periódico L’Equipe prevé tres años de pérdidas y pidió a sus empleados que recortaran sus salarios y los días de descanso.

Después de la liquidación de Paris-Normandie, su comprador belga, el grupo Rossel, anunció que suprimiría una cuarta parte de los efectivos, es decir 60 puestos. El comprador de Paris-Turf también planea despedir a unos 100 empleados del grupo hípico. El nuevo propietario de la revista Grazia ha anunciado la supresión de 31 puestos.

Los portales digitales también padecen de la crisis

La información en línea tampoco atraviesa su mejor momento. El grupo Vice Mediaplanea despedir a 55 empleados en Estados Unidos y 100 a nivel internacional, según una circular enviada por la directora del grupo a los empleados, revelada por medios estadunidenses.

Más allá de la crisis sanitaria, la ejecutiva acusó a los GAFA (Google, Apple, Facebook y Amazon), los gigantes de internet, de ser una «amenaza» para la información en línea y de tomar «no solo una porción más grande del pastel, sino todo el pastel», lo que conlleva la pérdida de decenas de miles de empleos en el periodismo.

El sitio web de información y entretenimiento Buzzfeed, que anunció a finales de marzo recortes salariales del 5 al 25 por ciento dependiendo del nivel de ingresos, también pondrá fin a su cobertura de la actualidad en el Reino Unido y Australia, tras haber abandonado ya la de Francia.

Para algunos, la crisis es una oportunidad para acelerar la transición a un modelo económico basado en suscripciones, más estable. Es el caso del sitio de información económica estadunidense Quartz, cuyo propietario anunció el despido de alrededor del 40 por ciento de los efectivos, principalmente en la gestión de la publicidad.

Afectaciones en el servicios audiovisuales

El sector audiovisual también ha optado por despidos ante los primeros efectos de la crisis sanitaria. En el Reino Unido, la BBC ha anunciado que suprimirá 520 puestos de un total de 6 mil empleados, sobre todo en sus programas regionales.

Los periodistas cubrirán menos temas y trabajarán en equipos centralizados en lugar de dedicarse a un programa en particular, precisó la directora de la información de la BBC.

En Estados Unidos, NBCUniversal ha recortado un 20 por ciento los salarios más altos. Y el gigante ViacomCBS planea despedir al 10 por ciento de sus 35 mil empleados, en la producción de televisión, pero también en sus parques de atracciones, según Bloomberg.

​En Francia, BFMTV/RMC ha anunciado un plan social que tiene como objetivo reducir a la mitad el uso de trabajadores temporales, freelancers y consultores.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta